La contaminación cruzada con gluten en la elaboración de alimentos es una de las principales preocupaciones de un celiaco a la hora de sentarse en una mesa y lo ha sido especialmente durante las fiestas navideñas. La web asturiana Celicidad, que dirige la periodista de Cangas del Narcea, Lorena Pérez, junto a la empresa Celi & Go ¡Libertad Sin Gluten!, ha realizado una encuesta sobre retos de la pasada Navidad para los celiacos, en la que han conseguido la participación de 1.055 pacientes españoles, pero también de otros países como Argentina, Chile, Costa Rica, Venezuela, Estados Unidos, Portugal, Uruguay, Puerto Rico y Canadá. En ella el 58,6% de los encuestados reconocieron que lo más complicado de las fiestas navideñas “es evitar la contaminación cruzada en casa de familiares y amigos”, incluso un 18,3% aseguraron que durante estas fechas habían ingerido gluten sin ser conscientes. La encuesta fue realizada de manera telemática entre los días 10 y 17 de este mes.

“Es muy importante dejar claro que la contaminación cruzada y las pequeñas transgresiones de gluten hay que evitarlas siempre, haya o no síntomas tras esa ingesta. El problema es que el celiaco con síntomas y el que casi no los tiene van a tener una respuesta inmunitaria que deben evitar en todo momento”, afirma Lorena Pérez.

Por ello, Víctor Oliva, CEO de Celi & Go ¡Libertad Sin Gluten!, reconoce que para un celiaco es muy estresante enfrentarse a las comidas familiares “cuando no controlamos en primera persona cómo se ha elaborado la comida”, añade.

Otras de las inquietudes que preocupan a un 19,1% de los celiacos participantes es comer en establecimientos de ocio, seguido del precio que tienen los productos específicos para la dieta sin gluten y el problema de encontrar productos libres de gluten navideños.

En la encuesta también se preguntó sobre los productos sin gluten elaborados específicamente durante esa época del año. Para el 64,5% de los participantes, la calidad está por encima de 5, dándole una puntuación de excelente solo un 3,8% de los participantes y considerando que son de baja calidad un 4,2%.

En cuanto a la organización de los celiacos para salir a comer fuera. Un 56% afirma que busca información previa de restaurantes que puedan garantizar ausencia de contaminación cruzada, un 34,3% de los participantes apuntan que buscan restaurantes que tengan cartas de alérgenos y solo un 9,7% acude a cualquier restaurante y pide que le realicen adaptaciones para comer sin gluten.