El Ayuntamiento de Cangas del Narcea se ha despedido ayer de su policía local, José Manuel García Gulín, más conocido como “Puchi”, que después de 24 años y medio de servicio en el municipio se traslada a Gijón. Está previsto que el próximo 1 de febrero se incorpore a la plantilla de la Policía Local de la ciudad asturiana.

José Manuel García Gulín “Puchi”, de 53 años, también se ganó el sobrenombre de “el policía de los niños”, ya que en su larga trayectoria en el concejo cangués desarrolló diferentes actividades vinculadas con la infancia y la juventud. De hecho, el Ayuntamiento recuerda que fue el impulsor de los programas de educación vial en los diferentes centros educativos del municipio, impartiéndolos desde hace más de 20 años. También destacan desde el Consistorio su faceta más social implicándose en prestar ayuda a los más vulnerables. Ponen como ejemplo, su trabajo para crear estacionamientos para personas con discapacidad en la villa y proponer otros cambios, como la creación de pictogramas en los pasos de peatones con el objetivo de favorecer que las personas con autismo crucen con seguridad.

Al margen de su trabajo como policía local, “Puchi” estuvo implicado con el deporte local siendo entrenador de la Sociedad Deportiva Narcea. Fue entrenador del primer equipo durante 8 temporadas, 5 en categoría Regional Preferente y tres en Primera Regional, también entrenó al equipo juvenil tres años y durante 4 temporadas estuvo vinculado al Club Deportivo Tineo.

El alcalde, José Víctor Rodríguez, agradeció ayer al agente “la labor encomiable” que realizó durante más de dos décadas en Cangas del Narcea.