Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Revuelo en la ITV de Cangas tras llegar un coche con un falso explosivo en los bajos

El dueño del vehículo, de Tineo, fue víctima de una broma “pesada”, que calificó de “chiquillada”

El falso explosivo colocado en los bajos del vehículo

El falso explosivo colocado en los bajos del vehículo

La fotografía de unos falsos explosivos pegados en los bajos de un coche se está haciendo viral en redes sociales estos días en Asturias. Se trata de una broma “pesada” al entender de algunos de los afectados, que causó gran revuelo en la estación de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Cangas del Narcea, lugar al que el conductor que sufrió la inocentada se dirigía con su coche para la revisión.

La víctima de la broma es un vecino del concejo de Tineo, que acudió a pasar la ITV sin ser consciente de que en su vehículo portaba un artefacto que simulaba ser una carga explosiva. Fue en el momento en el que le tocó el turno de realizar la inspección de los bajos del coche, la parte final de la revisión, cuando el técnico encargado se dio cuenta de la sorpresa que llevaba incorporada el vehículo.

La foto del falso explosivo en los bajos del coche se extendió por las redes sociales junto con un audio en el que se puede escuchar al conductor contar lo sucedido a otro hombre que le va preguntando por el suceso. En la grabación, el afectado asegura que se trata de “una chiquillada” y explica el momento en el que el falso artefacto fue descubierto por el técnico que realizaba la revisión, para lo que tenía que estar metido en el foso desde donde pueden observar los bajos del coche. “Los de la ITV no se rieron, el chavalín salió escopetado de ahí y llamó a todos”, cuenta el conductor en el audio.

La falsa carga estaba compuesta por lo que parecían ser siete barrenos de dinamita construidos por trozos de palo de escoba pintados, sujetos entre sí con cinta aislante. Además, de un extremo salían unos cables y sobre el paquete había colocado un reloj.

La broma no tuvo ninguna repercusión para el conductor a la hora de pasar la inspección técnica, pero hizo poca gracia a algunos de los que la sufrieron. No obstante, el propietario del coche no dudó ni un instante en deshacerse del artefacto de pega. En el propio audio viralizado junto a la fotografía explicaba que nada más que salió de la estación de ITV lo tiró. “Tomé miedo, ¿y si me pillan con eso a la vuelta?”, aseguraba a su interlocutor en la grabación.

Desde la estación de la ITV aseguran que no es raro encontrarse con alguna “broma” en los vehículos, como pintadas en los bajos, pero una tan elaborada como esta no la habían visto hasta la fecha.

Compartir el artículo

stats