Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El castro de Alava (Salas) tuvo un taller de cobre y plata durante la Edad del Hierro

La Fundación Valdés-Salas confirma que el hallazgo en la zona de un lote de fragmentos cerámicos ha permitido corroborar la actividad metalúrgica

Excavaciones en el castro de Alava (Salas) en agosto de 2018. S. A. / P. T.

La Fundación Valdés-Salas confirmó ayer que el descubrimiento de un lote de fragmentos cerámicos en las campañas de excavaciones realizadas en 2019 y 2020 en el castro de Alava (Salas) corroboran la existencia en esta zona de un taller metalúrgico con manipulación de cobre y plata durante la Edad del Hierro. El dato, apunta la entidad, contribuye significativamente “al conocimiento de las actividades económicas de los habitantes del castro, confirma la destreza de sus artesanos y resulta de particular relevancia en el contexto del Noroeste peninsular, donde el trabajo de la plata en los siglos previos a la conquista romana estaba escasamente representada”.

El estudio arqueométrico en curso ha sido realizado por Ignacio Montero y Óscar García-Vuelta en el Laboratorio de Microscopía Electrónica y Microanálisis del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Los resultados preliminares, apunta la fundación, han permitido constatar la existencia en Alava durante la Segunda Edad del Hierro (siglos IV-II a. C.) de un taller metalúrgico que trabajó metales de base cobre y plata.

Fragmentos cerámicos hallados en la zona, con restos de cobre y salpicaduras de plata. | Fundación Valdés-Salas

Para el estudio de los restos metálicos se recurrió a la técnica de espectroscopía de energía dispersiva por Fluorescencia de rayos X, aplicada con espectrómetros portátiles, utilizándose también microscopía electrónica de barrido. Y el hallazgo de salpicaduras de plata en la superficie de estas cerámicas “constituye un testimonio arqueológico excepcional, ya que a la escasez de este metal en el registro arqueológico del noroeste peninsular se suma la antigüedad que revela el contexto de recuperación de las piezas”, apunta la Fundación Valdés-Salas a través de una nota.

La entidad añade que la investigación sobre las piezas prosigue actualmente, estando en marcha otros procedimientos arqueométricos, “como el análisis por isótopos del plomo, que permitirá aportar nueva información sobre la procedencia de las materias primas empleadas y los modos de producción de estos talleres metalúrgicos prerromanos”.

Las tareas arqueológicas en el castro de la localidad salense se iniciaron en 2018 y con la dirección de campo a cargo del arqueólogo Rubén Montes. Se enmarcan en el Proyecto Beriso y están promovidos por la Fundación Valdés-Salas, que comparte patrocinio con la Fundación Banco Sabadell y la empresa minera Orovalle Minerals. En la iniciativa colaboran también el Ayuntamiento de Salas, las Universidades de Oviedo y Granada y el Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas a través del proyecto I+D+i del Ministerio de Ciencia e Innovación denominado “LOKI. Economías locales, economía imperial: El occidente de la Península Ibérica, siglos II a. C.-II d. C.”, que dirige la doctora Inés Sastre.

El proyecto tiene por objetivo prioritario el estudio del patrimonio arqueominero y del poblamiento asociado en época protohistórica de la comarca de Salas y Belmonte. Cuenta con la dirección científica del Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Oviedo Miguel Ángel de Blas, y del especialista en arqueología castreña del Museo Arqueológico de Asturias, Ángel Villa Valdés.

Compartir el artículo

stats