Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cofradías denuncian el descontrol de los furtivos del percebe: “Acaban con todo”

Luarca y Puerto de Vega advierten de que no se respetan las zonas de veda reservadas para épocas especiales, que están “esquilmadas”

Primera subasta de percebe de la temporada en la lonja de Puerto de Vega, en noviembre pasado. | A. M. Serrano

Primera subasta de percebe de la temporada en la lonja de Puerto de Vega, en noviembre pasado. | A. M. Serrano

La campaña del percebe va bien en cuanto a los precios, pero los mariscadores no pueden capturar todo el buen marisco que quisieran por la acción de los furtivos. Las cofradías de pescadores que subastan el crustáceo en la costa occidental, las de Luarca y Puerto de Vega, advierten de que el problema del furtivismo, “es muy importante y está poniendo en peligro a la especie, acaban con todo”. También, añaden, a los planes de explotación del recurso diseñado por el Principado y el sector para garantizar su supervivencia.

El patrón mayor de Puerto de Vega y presidente también de la federación asturiana de cofradías, Adolfo García, asegura que “siempre se repite la queja, sin embargo, las soluciones no llegan”. Señala que la acción de los furtivos en piedras donde crece el percebe y reservadas para épocas especiales, “están esquilmadas”. “Nos preguntamos para qué vedamos las piedras si después no encontramos nada”, explica.

A juicio del patrón mayor de Puerto de Vega, se necesita cambiar la vigilancia para garantizar la supervivencia de la especie y también la pesquería. “Notamos, además, que muchas veces no son furtivos que llegan en lancha, sino que lo hacen buceando”, destaca.

En Luarca, se repiten las quejas y los temores. El patrón mayor, Manuel Jesús Iglesias, asegura que hay mucha incertidumbre. “El comentario es siempre el mismo, que esto se acaba”, advierte. De hecho, en caso de no encontrar soluciones, el percebe podría tener el mismo destino que el oricio, ahora vedado. “Es cierto que hace falta más vigilancia, pero en verano”, apunta como propuesta mientras agradece el trabajo de los agentes de Vigilancia Pesquera. “Hacen más de lo que pueden”, subraya.

El patrón luarqués añade que es necesario conocer la zona para poder hacer una vigilancia efectiva. En este sentido, asegura que se debería estudiar una ayuda de los fondos europeos para que sean los propios mariscadores los encargados de hacer labores de control por las noches.

La campaña está dejando buenos precios porque hay poco percebe de curso legal en el mercado debido a las marejadas y la escasez eleva lo que se paga. Este semana, por se llegaron a pagar 65 euros por kilo en Puerto de Vega, “un buen precio para ser febrero”.

Compartir el artículo

stats