Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“En el Chao Samartín se perdió un tiempo valioso”, afirma la arquitecta que dirigirá la obra

Silvia Ollacarizqueta resta importancia a las críticas “subjetivas” al proyecto de consolidación, que “no tenía carencias”

La arquitecta Silvia Ollacarizqueta, en su despacho de Valladolid. | Reproducción A. M. S.

La arquitecta Silvia Ollacarizqueta, en su despacho de Valladolid. | Reproducción A. M. S.

La arquitecta que dirigirá la obra que tratará de consolidar el castro Chao Samartín de Grandas de Salime, Silvia Ollacarizqueta, afronta “optimista y alegre” la próxima actuación en el histórico conjunto. En conversación con LA NUEVA ESPAÑA, asegura que “se ha perdido un tiempo valioso” y que no se ha actuado de urgencia, como se preveía en 2016, por la polémica suscitada en torno a un proyecto “que no tenía carencias, como se ha comprobado”, aclara.

La arquitecta, con despacho físico en Valladolid y trabajos por toda España, opina que las críticas vertidas sobre la propuesta de consolidación que firmó junto a Jaime Represa “son subjetivas” y defiende sus informes y planteamientos, cuestionados desde el principio por arqueólogos y organismos como el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos). “Los arquitectos podemos hacer este tipo de proyecto, no porque queramos o por capricho, porque así lo dice la ley y porque sabemos hacerlo”, destaca.

Al respecto de algunas partes del plan de actuación siempre cuestionadas por otros expertos, señala que “nunca hubo carencias”. “He estado al margen de la polémica que levantó este proyecto, pero lo que sí sé es que está muy revisado y que todo saldrá bien, como tiene que salir”, destaca.

Ollacarizqueta tiene una trayectoria profesional ligada a otras intervenciones arqueológicas. Trabaja en el sector desde 1999 y hoy cuenta con 51 años. Cuando conoció el castro grandalés “ya estaba en malas condiciones”, razón por la que entiende que esta actuación “es muy importante para el patrimonio de Asturias. “La intención siempre es conservar, no destruir, y no entiendo como alguien puede pensar en otra cosa”, opina.

La arquitecta viajará en marzo a Asturias. Los trabajos de consolidación tenían previsto iniciarse este mes, pero las condiciones meteorológicas lo impidieron, según relata. “En el castro trabajará un equipo multidisciplinar, todo se hará con rigor y criterio técnico, como se debe, y como está proyectado”, insiste. Ollacarizqueta asegura además que nada de lo proyectado, ni los recorridos ni los materiales, pondrán en riesgo las históricas construcciones: “Todo lo que se hace tiene fundamento técnico y en esto no estaré sola: habrá arqueólogos y restauradores”.

Sobre el estado actual del yacimiento prefiere ser cauta. “Tenemos que esperar, pero sé que se ha perdido mucho tiempo, un tiempo muy valioso porque hay que pensar que ya en 2016 se pretendía hacer una obra de urgencia y por cuestiones ajenas al proyecto empezaremos en 2021”, subraya. Ollacarizqueta entiende que la actuación se beneficia de un apoyo económico “que Asturias no podía desperdiciar”. El proyecto se desarrollará gracias las ayudas para financiar trabajos de conservación del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, conocidas como “1,5 por ciento cultural”. La inversión asciende a 740.294,20 euros. Sobre el proyecto siempre pesó una gran polémica. Cultura llegó a estudiar la apertura de un expediente por un caso de expolio, finalmente cerrado.

Compartir el artículo

stats