Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mascarilla en vez de mascarada

La tradición de los guilandeiros de Tineo, recuperada en 2012, falta a su cita anual por el covid | Sus promotores temen por el relevo generacional

Rosa Fernández y Elías Veiga, con las máscaras y accesorios de los  personajes de los guilandeiros. | D. Á.

Rosa Fernández y Elías Veiga, con las máscaras y accesorios de los personajes de los guilandeiros. | D. Á.

Los guilandeiros de Tineo cumplen este año su primera década de vida desde que se inició el trabajo de recuperación de esta tradición arraigada en el mundo rural. Lo hacen sin poder llevar su alegría, colorido y tradición a las calles de los pueblos del concejo a causa de la situación sanitaria, pero no quieren que este aniversario pase desapercibido y trabajan para que a finales de año se puedan realizar talleres, charlas e incluso su primer vídeo promocional.

Una comparsa compuesta por una treintena de personajes variopintos recorre las diferentes localidades de Tineo desde 2012, reviviendo una antigua costumbre que hasta su recuperación llevaba desaparecida unos 70 años.

Salida de los guilandeiros de Tineo en 2017. | Reproducción de D. Á.

Salida de los guilandeiros de Tineo en 2017. | Reproducción de D. Á.

Los encargados de ponerla en marcha fueron Rosa Fernández y Elías Veiga, quienes dedican parte de su tiempo libre a realizar trabajo de campo recogiendo el folklore de los pueblos. De hecho, fue haciendo un recopilatorio de las orquestas y músicos del municipio cuando descubrieron la existencia de la mascarada de invierno tinetense y decidieron comenzar a indagar y a reunir información, hasta lograr revivirla. “Nos llamó la atención que algunos músicos nos contaban que en invierno salían a tocar con los guilandeiros, así que nos entró la curiosidad y descubrimos un mundo apasionante”, explica Rosa Fernández. “El concejo de Tineo es riquísimo en tradiciones, muchas zonas tuvieron guilandeiros y en cada lugar con pequeñas peculiaridades”, añade Veiga.

Los guilandeiros representan una comedia en cada sitio que visitan, que se centra en el desarrollo de una boda, aunque luego cada personaje tiene su propia actuación. El desfile lo abren los más antiguos, los “xamasqueiros” y el “vixirigueiru”, que dan paso a los novios, el cura, el diablo, el ángel, el soldado, la embarazada, el dentista, el sastre, las cardadoras, las gitanas o el oso, entre otras muchas figuras que se fueron rescatando de las antiguas mascaradas del concejo. Además, siempre van acompañados por los músicos. Rosa Fernández y Elías Veiga dicen que lo que más les gusta es ver la ilusión y alegría con que les esperan en los pueblos, pero les preocupa la falta de relevo generacional. Para intentar combatirlo crearon hace unos años la ”Escuelina de guilandeiros”, un taller que acerca la mascarada a los escolares tinetenses.

Compartir el artículo

stats