Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Asturias entera debe apoyarnos”, pide “Todos Somos Jarrio”, que inicia campaña autonómica

“Nuestro hospital es el más débil y si logramos que se ponga a andar será un bien colectivo”, señala la líder de la asociación, Mar Villanueva

Mar Villanueva, con Jesús Rodríguez y David Álvarez.

Mar Villanueva, con Jesús Rodríguez y David Álvarez.

“Asturias entera tiene que apoyarnos”, señala Mar Villanueva, cabeza visible de la asociación vecinal “Todos Somos Jarrio”. La valdesana quiere que su lucha en defensa de la sanidad pública del Noroccidente y de la plenitud de servicios para el hospital comarcal llegue a todos los rincones del Principado. Está convencida de que “la unión hace la fuerza”, así que, tras lograr movilizar a los diecisiete ayuntamientos que integran el Área Sanitaria I, ahora ha lanzado su campaña de difusión y recogida de firmas a todos los concejos de la comunidad.

“Nuestro hospital es el más débil y si conseguimos que todo el mundo nos apoye encontraremos el camino para solucionar los problemas de todos”, señala Villanueva, quien explica que la carencia de profesionales que padece Jarrio también es sufrida, aunque en menor medida, por otros centros hospitalarios de la región. “Si logramos que el hospital más débil se ponga a andar, los demás también estarán bien”, añade.

Las responsables de “Todos somos Jarrio” están satisfechas con la respuesta que está recibiendo. “Estoy muy contenta porque no paran de salir cosas adelante y veo a mucha gente ayudando”, añade Villanueva, quien pide que los carteles de respaldo a su movimiento inunden negocios, viviendas y hasta vehículos. “Queremos que Asturias se llene”, añade.

El colectivo está colgando en sus redes sociales fotografías con apoyos que llegan desde distintos puntos de la región. Es el caso del praviano Marcelino Parrondo, que regenta el bar El Rincón de Marcelo. “Me parece una injusticia total”, señala al respecto de los problemas que padecen los vecinos del Noroccidente, que ven como se retrasan pruebas o consultas por la falta de especialistas. “Es un problema que nos afecta a todos”, añade desde Cangas del Narcea, Marco Arbas, de la empresa Armenforja.

La presidenta de la asociación “Todos somos Jarrio” tiene claro que la situación sanitaria que estamos atravesando debe servir para poner el foco en la sanidad pública y lograr “que los aplausos que dábamos a las ocho durante el confinamiento” se transformen en acciones. “Los primeros que tenemos que cuidar la sanidad pública somos los ciudadanos. Nos quitan recursos y ¿qué hacemos? Hay que molestarse y conseguir que todo vuelta a estar bien”, defiende. En este sentido, está satisfecha de lograr conciencia y movilizar a la comarca en un tiempo récord.

Además de la campaña para recabar apoyos fuera del Área Sanitaria I, Villanueva y su equipo continúan ganando adhesiones dentro del territorio. Recientemente tuvo una reunión con los presidentes de los clubes Navia Club de Fútbol y el motero Aprétaye el Corno para poner en marcha acciones conjuntas. Por ejemplo, una pancarta de “Todos somos Jarrio” lucirá en los partidos que se jueguen en el campo naviego de El Pardo.

“Por nuestra parte la colaboración es máxima. Estamos de acuerdo plenamente porque el hospital de Jarrio es algo importante y nos viene bien a todos. Si se me manca un neno jugando en El Pardo lo normal es que lo atiendan en Jarrio y no tener que ir al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)”, señala el presidente del Navia, David Álvarez.

Por otro lado, la directora gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), Concepción Saavedra, explicó ayer que su departamento está finalizando la memoria económica y el cronograma del denominado Marco Integral de actuaciones para el Área Sanitaria I. A principios de marzo trasladó a los alcaldes del Noroccidente un avance de este plan llamado a resolver los problemas del hospital de Jarrio y de los centros asociados de Atención Primaria. Sin embargo, entonces pospuso para finales del mes pasado concretar los plazos y las inversiones previstas, un compromiso que no se cumplió.

Saavedra, que ayer compareció en Oviedo para hablar de la situación de la pandemia, asumió, a preguntas de LA NUEVA ESPAÑA, como un error personal el haber fechado la presentación para finales de mes. No en vano, explicó, no tuvo en cuenta que la fecha inicialmente elegida coincidía con las vacaciones de Semana Santa. “Quizás fue un error mío porque desde hace un año y medio no sé si es festivo, laborable o dónde vivo”, precisó. Con todo, dijo que su equipo está trabajando en concluir los estudios pendientes: “Estamos finalizando y nuestra idea es presentarlo a la mayor brevedad posible. No me atrevo a dar una fecha porque si pasa un día ya dicen que no hemos cumplido el compromiso, pero estamos finalizándolo y entre esta semana y la que viene espero que se pueda presentar nuevamente a los alcaldes y también al Área Sanitaria”. Se refiere Saavedra a las críticas vertidas por el colectivo “Salvemos nuestro hospital”, ligado al PP. Esta plataforma fue la encargada de hacer público el retraso del Sespa y mostró su malestar porque se “ningunee a los vecinos del Noroccidente”, olvidando los “graves” problemas sanitarios que padecen los vecinos de los dieciete concejos afectados.

El Marco Integral de actuaciones para el Área Sanitaria I es un plan a tres años que incluye un paquete de medidas muy variado, que van desde obras de mejora en centros de salud y el propio hospital a medidas de incentivo para lograr acabar con el déficit de profesionales. Precisamente, los propios profesionales lamentaron hace unos días que no se pongan en marcha medidas de flexibilidad de turnos o conciliación que, a priori, no suponen gasto económico, pero sí un aliciente para los facultativos. En este sentido, la asociación vecinal “Todos somos Jarrio” tiene claro que los problemas del hospital se resuelven con “voluntad política”. “En el momento que hay voluntad política de arreglar esto, que parece que la hay, ya todo estaría arreglado”, señala la presidenta del colectivo, Mar Villanueva.

Compartir el artículo

stats