Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan del Suroccidente se quedó “en el papel”, claman los alcaldes de la comarca

Los regidores afirman que apenas nada de lo planteado se ha hecho, frente al criterio de Barbón, que da por logrados gran parte de los objetivos

Obras en la carretera entre Tormaleo y Sisterna. LUISMA MURIAS

Las grandes expectativas que generó la aprobación del plan especial para los concejos del Suroccidente, que nació con el fin de frenar la despoblación y reactivar económicamente la comarca, no se ha materializado en hechos palpables. Los alcaldes de los municipios incluidos en este proyecto –Allande, Cangas del Narcea, Degaña, Ibias y Tineo– coinciden en señalar que no se han cumplido los objetivos planteados e incluso algunos apuntan a que prácticamente se ha quedado “en el papel”.

El parecer de los regidores dista mucho del análisis sobre el grado de desarrollo del plan que hizo el lunes en Allande el presidente del Principado, Adrián Barbón. Allí aseguró que “gran parte de los objetivos” de esta iniciativa se han cumplido”, sin profundizar más en ello, asegurando que, a partir de ahora, será la Comisión para el reto demográfico la que se ocupe de impulsar las medidas que correspondan frente a proyectos como este que fue impulsado por el anterior Gobierno autonómico.

El plan fue elaborado por el Observatorio del Territorio de la Universidad de Oviedo y en él se preveía movilizar 253 millones hasta 2025 para ejecutar 183 proyectos. En 2021, los alcaldes apenas son capaces de enumerar unas pocas inversiones llegadas a sus municipios bajo el paraguas del plan.

En Ibias, la alcaldesa Gemma Álvarez (PP), asegura que lo único que hizo el plan por los vecinos del concejo fue el arreglo de la carretera que comunica la capital del concejo con Tormaleo. Y añade, mientras intenta salir de su “perplejidad” por las aseveraciones de Barbón, que también sirvió “para suministrar al Ayuntamiento libretas, bolígrafos y carpetas de promoción del plan, hay cajas y cajas”.

A pesar de que el resto de alcaldes son socialistas, tampoco se muestran satisfechos con el grado de desarrollo del plan. José Víctor Rodríguez, de Cangas del Narcea, confiesa que la iniciativa se recibió en la zona con muchas esperanzas, pero reconoce que “generó más expectativa que realidad tuvo detrás”. Valora que “si no moviliza recursos extraordinarios para hacer frente a situaciones excepcionales y generadoras de empleo, pues está muy bien como diagnóstico, pero hasta ahí”.

No obstante, destaca que propició cierta “discriminación positiva hacia la zona” y considera que ayudó a conseguir más inversión y la priorizó frente a otros lugares. Pone como ejemplo la inversión de un millón de euros en materia sanitaria para Cangas del Narcea, Degaña e Ibias, la llegada de dinero extra para el parque natural o el arreglo de algunas carreteras municipales.

En Tineo, el alcalde, José Ramón Feito, considera que “el plan nació casi muerto y se quedó en papeles prácticamente”. Él es de los que continuamente reclaman que se debe pasar de los diagnósticos y los análisis a la acción. “De todas las inversiones que se habían planteado a mayores entiendo que no se cumplió ninguna”, subraya. Independientemente de que sea bajo este plan u otros proyectos, el regidor tinetense pide una apuesta por mejorar infraestructuras viarias y de telecomunicaciones y que se implanten proyectos generadores de empleo.

El regidor allandés José Antonio Mesa considera que el Plan del Suroccidente “fue de otra época y no llegó a buen término”, por eso mira hacia los planes de transición ecológica y de lucha contra el despoblamiento para reactivar la zona.

Críticas del PP

Muy crítica se mostró la diputada popular por el Occidente, Cristina Vega, que explica que el propio Gobierno le contestó por escrito que no se estaba realizando un seguimiento del Plan del Suroccidente, “así que no pueden saber el grado de cumplimiento que tiene”. Además, añade que “a simple vista podemos ver cómo hay muchas cosas importantísimas para el Suroccidente que a día de hoy ni las están haciendo ni tienen intención de hacer” y considera que “pretenden dar carpetazo a un plan que está claro que no iban a cumplir y que sacaron en campaña electoral para ganar votos”.

El sindicato Comisiones Obreras también criticó “la autocomplacencia” del Principado. Su secretario general en Asturias, José Manuel Zapico, definió el plan como un “placebo”. “Las medidas que contenía no eran extraordinarias, sino ordinarias. Generó una expectativa propagandística en su día”, subrayó. Urge a que se actúe en la comarca para reactivarla.

Los datos


  • El Plan. Se presentó en 2016 con una hoja de ruta hasta 2025. En ella se incluía una apuesta económica para la zona de 253 millones para desarrollar 183 proyectos en infraestructuras viarias y para la zona rural, además de mejoras en sanidad, educación o turismo, entre otros sectores.
  • Situación actual. Los alcaldes de los cincos concejos incluidos en el Plan del Suroccidente consideran que generó más expectativas que lo que realmente luego supuso en inversión. Apuntan que se quedó solo en un diagnóstico del territorio y cierta “discriminación positiva hacia la zona”.

Compartir el artículo

stats