Entre este año y el que viene, cuando está previsto que concluya el Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA), la conectividad de calidad a Internet llegará a prácticamente toda la población de Tineo. El cálculo que se realiza es que más de nueve mil habitantes de 323 núcleos de población –el municipio tiene 340– puedan disponer de fibra óptica. Un servicio muy demandado desde los pueblos donde quienes apuestan por quedarse y desarrollar sus empresas tienen que hacer frente a inconvenientes diarios.

“Si hace un poco de niebla, aire o tormenta nos quedamos sin conexión y los robots de ordeño que tenemos te avisan al teléfono cuando hay algún problema. Si no hay cobertura no te llega ese aviso, con lo que eso supone”, describe el ganadero Manuel Álvarez Fernández, que ayer recibió en su explotación al consejero de Ciencia e Innovación, Borja Sánchez, a quien tuvo la oportunidad de trasladar las trabas que supone intentar avanzar y modernizarse cuando el servicio de internet no es óptimo.

La ganadería de producción de leche que lleva junto a su hijo y su nuera en la localidad de El Prado, en Tineo, cuenta con 240 animales y en los últimos cuatro años han apostado por la innovación incorporando tres robots de ordeño. Pero los fallos en la cobertura de internet hacen que no pueda sacarle el máximo partido a esta nueva tecnología que ha introducido en sus cuadras con la intención de ganar en calidad de vida.

“Aquí tenemos internet de cobertura móvil y llegamos al 3G, pero no siempre, no lo tenemos de forma continua”, describe. Apunta que de tener un servicio estable “podríamos hacer muchas más cosas”. Además de lo que le afecta directamente, ve cómo vecinos de la zona que podrían teletrabajar ahora no pueden quedarse en casa por este mismo motivo. “Al final no tenemos las mismas posibilidades que la gente que vive en otros sitios”, lamenta.

Aunque comprende que la dispersión de núcleos de población en un concejo tan extenso como Tineo, que tiene 540 kilómetros cuadrados, no es sencillo, considera que “deben intentar que llegue al menos donde hay empresas, porque lo necesitamos para seguir funcionando, nosotros ahora no podemos estar sin internet”.

Banda ancha

Un problema al que el desarrollo del Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA) dará solución en un periodo de tiempo que se estima que sea corto. De hecho, en el concejo ya ha comenzado esa extensión y la fibra óptica ha llegado a prácticamente toda la villa, al polígono de La Curiscada y a las poblaciones cercanas al área.

El objetivo del plan en la zona rural tinetense es que llegue a 323 localidades, lo que permitirá la eliminación en el concejo de las denominadas zonas blancas, es decir, núcleos de población con una velocidad de navegación inferior a 30 megabytes por segundo.

“Cuando el PEBA finalice va a quedar el 97 por ciento de la población asturiana con acceso a banda ancha, el 3 por ciento restantes estará ubicado en lugares muy dispersos a lo que habrá que llegar con otro tipo de tecnología como operadores aéreos y la cobertura 5G, la intención es que toda la población, no todo el territorio, tenga acceso a banda ancha”, enfatizó el consejero Borja Sánchez.

Antes de la visita a la ganadería, el consejero y el alcalde de Tineo, José Ramón Feito, mantuvieron una reunión en la que además de hablar de la extensión de internet, el alcalde le trasladó las necesidades de modernizar los repetidores de Televisión Digital Terrestre (TDT) y telefonía móvil y de contar con servicios de acompañamiento para autónomos y pequeñas empresas en sus procesos de adaptación al entorno digital.

La Consejería va a convocar una línea de ayudas para que los Ayuntamientos puedan renovar las acometidas eléctricas y ampliar la potencia instalada en los repetidores que gestionan y así se pueda asegurar un funcionamiento adecuado de los equipos que dan servicio de TDT y de telefonía 4G.