“Los suelos de vega son un elemento fundamental para el futuro de Asturias”, defendió ayer el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, en una visita cursada a dos explotaciones agrícolas de Belmonte de Miranda. Calvo se comprometió a favorecer nuevas concentraciones parcelarias en estos terrenos como las que se están gestando actualmente en Quinzanas (Pravia) y Bueño y que servirán de ejemplo para futuros desarrollos en otros enclaves de la región.

“Estamos trabajando para que, a través del Banco de Tierras, se puedan impulsar procesos públicos y privados de concentración parcelaria. Queremos facilitar todo ese proceso para que no sean costosos para los promotores”, defendió Calvo. La propia alcaldesa belmontina, Rosa Rodríguez, insistió en este asunto, consciente de la necesidad de poner a disposición de los productores agrícolas la fértil tierra que se localiza junto a los ríos. “Cuanto más terreno haya disponible, más se podrá diversificar”, señaló la regidora, quien también reclamó más apoyo para los productores ecológicos. Es el caso de los responsables de Kiwis de Alvariza y de la explotación de setas Shiit-Astur, ambas pioneras en el concejo en sus respectivos productos. El primero, Noel Arias, pone el acento en las dificultades con las que se encuentra para comercializar el kiwi ecológico. “No hay mucho intermediario que apueste por este producto”, lamenta este productor belmontino, al que este año las heladas provocarán una merma en su cosecha.

El Consejero visitó ambas explotaciones, interesado en dar a conocer proyectos de diversificación de las explotaciones tradicionales que están implantadas en la región. “Son ejemplos de por dónde podemos seguir avanzando de manera complementaria a los sectores tradicionales”, dijo Calvo. Para el titular de Medio Rural estos proyectos belmontinos dedicados al kiwi y a las setas son una muestra de “la revolución agrícola que está empezando a suceder en Asturias”.