DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El transporte gratuito a institutos y centros de FP es “fundamental”, claman las familias

“No pedimos que pare aquí el AVE, sino algo que se puede solucionar con un poco de cariño y que no supone un gasto extra”, subrayan las AMPA

Manuel Vidal, a la izquierda, durante la lectura del manifiesto en la plaza del Consistorio tapiego, ayer. | T. Cascudo

Manuel Vidal, a la izquierda, durante la lectura del manifiesto en la plaza del Consistorio tapiego, ayer. | T. Cascudo

Una de las dos hijas de la veigueña Hortensia Araujo pasará el curso que viene a Bachillerato, con lo que perderá su derecho a transporte escolar gratuito. Sin embargo, seguirá yendo al instituto Elisa y Luis Villamil en el mismo autobús de su hermana, que cursa la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO). Por el mismo recurso, un transporte desde la localidad de Abres hasta la capital veigueña, una tendrá que pagar y la otra no. Y tienen suerte porque disponen de transporte, privilegio del que carecen otras muchas familias de jóvenes estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional.

Alrededor de medio centenar de personas del Noroccidente se dieron cita ayer en Tapia, movilizadas por las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPA) de los institutos de Vegadeo, Tapia, Navia, Luarca e Ibias, para reclamar a la Consejería de Educación transporte gratuito para estos jóvenes. Consideran que es un servicio “fundamental” para las zonas rurales y para evitar el abandono escolar temprano. “No estamos pidiendo que pare aquí el tren de alta velocidad, sino algo justo que se puede solucionar con un poco de cariño”, señala Manuel Vidal, portavoz de las familias y presidente de la AMPA del instituto tapiego.

Considera Vidal que el noventa por ciento de los casos los alumnos de Bachillerato tienen una solución sencilla porque “de facto” los alumnos usan el transporte dispuesto para los institutos. “Son rutas que no suponen un gasto extra para la Administración”, añade, al tiempo que recuerda que no entienden la disculpa de que el Bachillerato no es obligatorio, pues, tampoco lo es la Educación Infantil y no se cuestiona que los alumnos dispongan de gratuidad en el transporte.

El asunto más complejo de solucionar es el del transporte para acudir a los centros de Formación Profesional, dispersos por los diferentes concejos. Por ejemplo, una familia que reside en la localidad franquina de Porcía está pagando unos 90 euros al mes por un servicio de taxi compartido con otros alumnos para que su hijo pueda acudir a cursar un ciclo de FP a Navia. Lo mismo ocurre con el Bachillerato Artístico, que solo se imparte en Luarca, lo que obliga a las familias de los estudiantes que lo cursen a “buscarse la vida”.

Buscarse la vida es lo que hacen las familias afectadas y en ello ya piensan Sonia Vinjoy y su pareja pues, pronto, sus hijos pasarán a Bachillerato. En la localidad castropolense de Seares donde viven el transporte al instituto veigueño se cubre con un microbús de nueve plazas, así que los alumnos de Bachillerato solo tienen derecho a usarlo si hay plazas libres.

Los alcaldes de la comarca Oscos-Eo y también la regidora tapiega excusaron su presencia en la manifestación por la situación de pandemia, pero mostraron su apoyo a la reivindicación de las familias. Al acto acudieron los diputados del PP Cristina Vega y Álvaro Queipo. Este último señaló que resolver este asunto depende de una gestión eficiente de los recursos.

Compartir el artículo

stats