Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Es un trabajador impecable”, dicen del enfermero del hospital de Cangas del Narcea implicado en un caso de tráfico de fármacos

El sanitario fallecido por sobredosis y el detenido llegaron de León hace un año, donde estudiaron juntos | “No es fácil sustraer medicamentos”, dice el personal del centro

El Hospital de Cangas del Narcea.

El Hospital de Cangas del Narcea. D. Á.

La “operación PR-Trueno” de la Guardia Civil, que investiga a un joven enfermero del hospital de Cangas del Narcea por un delito contra la salud pública por un presunto tráfico de medicamentos, ha generado sorpresa en el centro hospitalario de referencia para el Suroccidente, donde refieren un “comportamiento laboral impecable” de este trabajador. El sanitario, de 24 años y natural de León, sigue trabajando con normalidad en el hospital, tras ser puesto en libertad por el Juzgado número 1 de Cangas del Narcea, que instruye las diligencias y ordenó el registro de la vivienda del joven.

La Guardia Civil, que el jueves registró la taquilla del sanitario, después de detenerle, explicó que la operación se abrió el pasado diciembre cuando falleció por sobredosis otro enfermero, también leonés y amigo del primero. Al entrar en el domicilio del fallecido, los agentes encontraron gran cantidad de medicamentos, así como drogas ilegales, como heroína.

La muerte de un sanitario por sobredosis destapa que otro robaba medicamentos del Hospital de Cangas del Narcea y vendía drogas Guardia Civil

Estudiaron juntos

La hipótesis de los investigadores es que el enfermero ahora investigado sustraía fármacos del centro sanitario y los cambiaba por otro tipo de droga o los distribuía a terceros, que lo vendían al consumidor final. Además de este enfermero está imputado otro cangués de 22 años por, supuestamente, ayudarle a vender las sustancias estupefacientes.

Según ha podido saber este periódico, los enfermeros (el fallecido y el imputado) empezaron a trabajar en el hospital cabecera del Suroccidente hace algo más de un año. Ambos procedían de León, donde habían estudiado juntos. Inicialmente llegaron a compartir piso, aunque después cada uno tenía un domicilio diferente.

Los dos encajaron bien en el centro cangués, donde sus compañeros refieren sus buenas actitudes. “Son buenos trabajadores y bastante queridos”, indicó un miembro de la plantilla. De hecho, el fallecimiento de uno de ellos a finales del año pasado, concretamente en diciembre, “sorprendió mucho” a los trabajadores del centro, dado lo joven que eran el sanitario fallecido.

Las fuentes consultadas por este periódico también muestran extrañeza por los hechos desvelados esta semana, pues no consta ninguna investigación interna, ni hay sospecha de que falte material alguno en el hospital cangués. “Los enfermeros no tienen acceso a los medicamentos, no es fácil sustraer productos”, explican las citadas fuentes.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Pravia, que ha llevado las investigaciones de este chocante caso, sostiene que el enfermero investigado sustraía los medicamentos del Hospital cangués y luego los cambiaba por otras drogas, como MDMA, cristal, cocaína o marihuana, que luego vendía a través de otro joven que está siendo investigado en el mismo caso. Además, buceaba en la deep web para hacerse con drogas duras, y posteriormente venderlas. Todo ellos en el más absoluto de los secretos.

Compartir el artículo

stats