Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud incide en la búsqueda de médicos para las vacantes de Jarrio e intenta atraer profesionales de otras comunidades

El Sespa “abre mercado” divulgando las ofertas a través de portales de empleo, además de en su bolsa de trabajo

Respaldo vecinal a “Todos Somos Jarrio” en Boal e Illano | REPRODUCCIÓN DE T. C.

Respaldo vecinal a “Todos Somos Jarrio” en Boal e Illano | REPRODUCCIÓN DE T. C.

“Se precisa la contratación de tres facultativos especialistas en Medicina Interna para trabajar en hospital comarcal del Noroccidente de Asturias. Posibilidad de contrato como interino o como eventual de larga duración. Incorporación inmediata. Estabilidad laboral. Buenas condiciones de trabajo”. Es uno de los anuncios que el Área Sanitaria I, con cabecera en el Hospital comarcal de Jarrio, ha publicado en un conocido portal de búsqueda de empleo para tratar de completar su plantilla y acabar con los problemas derivados de la falta de especialistas.

El anuncio llama la atención, pero no es algo novedoso. La gerencia del área emplea este sistema desde 2016 y lo hace como un complemento al procedimiento estándar. Es decir, lo habitual es que el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) publicite las ofertas en su bolsa de empleo.

Sin embargo, la gente que no está inscrita no ve las ofertas, de ahí que el área busque otros canales para “intentar atraer a profesionales de otras provincias”. Fuentes del Sespa también confirman a este periódico que es habitual difundir los puestos “entre los colegios profesionales, las plataformas de empleo y las redes”.

En definitiva, añaden, desde el Área I se busca “abrir mercado y usar todos los recursos a nuestro alcance”. Lo cierto, según confirman los responsables sanitarios, es que cada vez que se publican ofertas en este portal se logra cubrir alguna plaza por esta vía. En el citado portal de búsqueda de empleo, el Área I tiene activas seis ofertas, colgadas en los últimos días, y en las que se reclama desde un oftalmólogo a un geriatra o dos cardiólogos. Fuentes hospitalarias explican que el número de puestos demandados no coincide exactamente con las plazas vacantes, sino que se pide un número superior.

La presidenta de la asociación “Todos somos Jarrio”, Mar Villanueva, difundió esta semana a través de sus redes las citadas ofertas y aplaudió el sistema: “Hay que facilitar el acceso de profesionales de fuera. Es una manera de que se vea la oferta en toda España”.

Por otra parte, la asociación mantuvo esta semana un encuentro con el alcalde de Boal, José Antonio Barrientos, e integrantes del movimiento asociativo del concejo, así como del vecino municipio de Illano. Las entidades participantes ofrecieron a “Todos somos Jarrio” apoyo para seguir luchando en defensa del centro hospitalario coañés.

Por otro lado, responsables del centro rechazaron algunas de las aseveraciones realizadas por "Salvemos nuestro hospital".

“Es falso que se hayan multiplicado las operaciones de mama y que los profesionales están sometidos a una alta presión de trabajo”, explica la gerencia del área sanitaria I para desmentir la denuncia formulada hace unos días por la plataforma “Salvemos nuestro hospital”. Este colectivo, promovido por el PP, asegura que la parálisis del cribado del cáncer de mama durante algo más de un año ha provocado un aumento de las operaciones de estas patologías. “Salvemos nuestro hospital” sostiene que en lo que va de 2021 ya se ha operado tanto como en todo un año normal y añade que, mientras que lo habitual era operar dos patologías de mama a la semana, ahora se hacen dos al día. Desde la gerencia de Jarrio sostienen que son datos erróneos, pues lo normal es que solo haya un quirófano de ginecología a la semana y que así se está manteniendo, salvo en casos puntuales en los que se han hecho dos operaciones a la semana. El programa de cribado se paralizó en septiembre de 2019 a consecuencia de la falta de profesionales en el servicio de radiología y la pandemia impidió que se retomase hasta principios de noviembre de 2020. Se puso en marcha el 9 de noviembre y a finales de diciembre ya se habían hecho más de la mitad de las pruebas pendientes. Y es que el servicio se recuperó con un alto ritmo de actividad, lo que posibilitó afrontar la lista de espera de en torno a 4.000 mujeres pendientes de hacerse una mamografía de control.

Compartir el artículo

stats