Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto “Cerredo Solar” generará energía para 40.000 hogares

La propuesta para aprovechar el terreno de la mina a cielo abierto está en trámite ambiental

Por la izquierda, José Luis Fernández, Pablo Leis y José Daniel Boscá, ayer, reunidos en la oficina de la Parroquia Rural de Cerredo, en Degaña. | D. Á.

Por la izquierda, José Luis Fernández, Pablo Leis y José Daniel Boscá, ayer, reunidos en la oficina de la Parroquia Rural de Cerredo, en Degaña. | D. Á.

Energía para abastecer hasta 40.000 hogares es lo que generará el parque fotovoltaico “Cerredo Solar” cuando esté a pleno rendimiento. Es la estimación que tiene la empresa valenciana Ingesanc Energy que desde 2019 trabaja en este proyecto de generación de energía renovable ubicado en los terrenos de la antigua mina de cielo abierto de Cerredo, en Degaña.

Esta semana su director, Pablo Leis, y su responsable técnico, José Daniel Boscá, han estado visitando la zona para ir perfilando una propuesta empresarial cuyo anteproyecto ya está en el trámite medioambiental. “Ahora se presentó el anteproyecto para hacer esa consulta, en el momento en que nos den respuesta se refundirá esa información en el proyecto, que tendrá más nivel de detalle”, matiza José Daniel Boscá.

La propuesta presentada actualmente por Ingesanc Energy consiste en crear una instalación fotovoltaica con unos 93.500 paneles solares que ocupará 100 hectáreas, tendrá una capacidad de evacuación de energía de 50 megavatios y requerirá una inversión que superará los 30 millones.

Pero su objetivo es más ambicioso y supondrá duplicar esa capacidad para llegar a abastecer a 40.000 hogares. Además están trabajando para, una vez puesta en marcha la planta fotovoltaica, construir una central minihidráulica, que produciría 10 megavatios, aprovechando el cono invertido de la explotación minera. A más largo plazo también apuntan a la posibilidad de poder instalar una planta de hidrógeno.

Pero para poder ver todo esto en marcha, el proyecto tiene que pasar por dos trámites “críticos”, según su director Pablo Leis. El primero es en el que está inmerso, el medioambiental. Una vez superado, tendrán que esperar que se les conceda un punto de conexión, es decir, una subestación donde verter la electricidad producida.

Por ello, el presidente de la Parroquia Rural de Cerredo, José Luis Fernández, apela al “buen hacer de las administraciones para que permitan que el proyecto se pueda llevar a cabo”. Recalca lo beneficioso que será para el municipio al crear empleos y generar ingresos tanto en el Ayuntamiento de Degaña como para la propia Parroquia Rural.

Compartir el artículo

stats