Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Gómez, el retrato del siglo luarqués

Una donación de 1.500 imágenes al Muséu del Pueblu d’Asturies completa el archivo que el centro posee de una saga familiar de fotógrafos que inmortalizaron la villa desde 1885

Vista de Luarca hacia el año 1890. |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Vista de Luarca hacia el año 1890. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Fue su señor, Juan Prim Agüero, hijo del general Prim, para el que trabajaba de cochero en Madrid, quien lo introdujo en el mundo de la fotografía. Enrique Gómez, nacido en Mirallo d’Arriba en 1867, concejo de Tineo le debió coger gusto a aquellas enseñanzas que recibió en la capital de España pues convirtió la fotografía en su modo de vida. También en el de sus descendientes.

El puerto de Luarca con las redes tendidas. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Se casó con una sevillana de Écija, María Pastora Sánchez, y abrió estudio en la glorieta madrileña de Bilbao. El futuro se le abría en la capital de España. Pero tuvo siete hijos y, tras las muerte de los cinco primeros, el médico les recomendó regresar a la salud del Cantábrico para salvar a los restantes. Gómez se establece definitivamente en Luarca, a donde ya iba de veraneo. Fue el inicio de una saga de fotógrafos que incluyó a sus hijos Camilo y Néstor y a su nieto Luis. Tuvieron estudios en Luarca, Trevías, Navia y, desde 1938, en Oviedo, en la calle San Francisco. Luis falleció en el año 2019.

Luarca hacia el año 1885. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

El Muséu del Pueblu d’Asturies acaba de recibir una donación de 1.500 imágenes en papel y negativos de cristal y acetatos que completa un fondo total, de 42.000 imágenes de los Gómez en poder de este centro etnográfico. Algunas de estas últimas imágenes de los grandes fotógrafos luarqueses ilustran estas dos páginas, en las que llaman especialmente la atención dos imágenes de una Luarca reducida apenas a un puñado de casas, en los años 1885 y 1890.

Luis Gómez Rodríguez, el último de los fotógrafos de esta saga familiar.  |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Luis Gómez Rodríguez, el último de los fotógrafos de esta saga familiar. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

“La conservación de estos archivos de fotógrafos profesionales establecidos en las villas asturianas es fundamental para el conocimiento de la historia de la propia fotografía, del desarrollo urbano de estos centros comerciales y administrativos, el medio rural circundante, las modas en el vestir, la actividad económica, la vida social…”, explica Juaco López, director del Muséu del Pueblu D’Asturies. “Gracias a la labor de estos fotógrafos y a la conservación de estos archivos, que en otros muchos casos se despreciaron y tiraron a un vertedero, ha llegado hasta nosotros la vida casi entera de estas villas”, añade.

Curso de bordado con máquina de coser. |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Curso de bordado con máquina de coser. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Luarca y el concejo de Valdés son el asunto principal de esta última donación, que redondea el archivo Gómez en poder del Muséu. “Son fotografías hechas entre 1885 y 1960 y entre ellas destacan las numerosas vistas de la villa de Luarca, con las que se documenta su transformación entre las fechas mencionadas”, explica Juaco López.

La diligencia con Oviedo, a finales del siglo XIX. |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

La diligencia con Oviedo, a finales del siglo XIX. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Enrique, el primer fotógrafo de los Gómez que llegó a Luarca, tuvo un socio inicial, de apellido Rubio, como él procedente de Madrid, pero que pronto regresó a la capita. Enrique combinaba su estudio fotográfico, que luego tuvo sucursal en Trevías, con un almacén de venta de vinos y cervezas al por mayor. El fundador de la saga, tal y como su nieto Luis Gómez le trasladó al director del Muséu, era un hombre “de carácter alegre y juerguista” que tocaba la guitarra y el acordeón, lo que quizá explique su gusto por colocar a grupos de personas posando en las tarjetas postales que editó. Lo habitual en estos productos fotográficos era que “las calles aparecieran vacías o con transeúntes ocasionales”, explica Juaco López sobre el peculiar estilo de este fotógrafo. Además, “como era costumbre en aquellos años de entre siglos, donde los fotógrafos profesionales eran escasos en el medio rural e, incluso, en las villas, Enrique Gómez trabajó como fotógrafo ambulante por todo el occidente de Asturias. Su principal trabajo era hacer retratos individuales, familiares o de grupos”. También editó la mencionadas tarjetas postales de varias villas de esta parte del occidente de Asturias: Luarca, Navia, Cangas del Narcea, Salas, Boal y Grandas de Salime.

Tres jóvenes leyendo en la costa luarquesa en una fecha por determinar. |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Tres jóvenes leyendo en la costa luarquesa en una fecha por determinar. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Ya en la segunda generación de la saga fotográfica familiar, “Camilo Gómez comenzó a trabajar con su padre en el estudio en los años veinte”, explica el director del Muséu del Pueblu. “Continuó el trabajo fotográfico de su padre y amplió el negocio a librería, papelería, juguetes y objetos de regalo, máquinas de coser, aparatos de radio y bebidas; también fue distribuidor de Butano. Y abrió estudios fotográficos en Navia y en Oviedo”.

Sacerdote fallecido. |  MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

Sacerdote fallecido. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

En el estudio de la capital asturiana trabajará el otro de los hijos supervivientes de Enrique, Néstor, que se dedicará también a la fotografía profesionalmente a partir de 1938. “Camilo Gómez continuará con la edición de tarjetas postales, de las que hará varias series todas dedicadas a Luarca en los años cuarenta y cincuenta”, explica Juaco López. “Hará de reportero gráfico para algún periódico regional. Estaba considerado por sus contemporáneos como un ‘excelente artista’ en el campo de la fotografía. Promovió exposiciones y concursos de fotografía, en los que fue jurado, organizados por el Casino Popular de Luarca a fines de los años veinte”, añade.

Imagen tomada en la playa de Luarca en 1931. | MUSÉU DEL PUEBLU D’ASTURIES.

La relación del Muséu del Pueblu D’Asturies y el legado de los Gómez es larga. En 1994, este centro etnográfico situado en Gijón adquirió en Luarca una primera partida de negativos del archivo de estos fotógrafos. Con la última la donación el total aproximado de fotografías de este archivo es de unas 42.000, repartidos en los siguientes formatos: 16.100 negativos en placa de vidrio, 24.200 negativos de celuloide y 1.700 positivos sobre papel.

Compartir el artículo

stats