Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luarca y Puerto de Vega cierran la campaña del percebe con “más éxito” del previsto

“Hay cada vez menos, pero sí interés por el producto”, dicen las cofradías sobre una temporada en la que se pagaron máximos de 240 euros por kilo

Una de las últimas subastas de percebe en la lonja de Luarca, hace solo unos días. | A. M. Serrano

Una de las últimas subastas de percebe en la lonja de Luarca, hace solo unos días. | A. M. Serrano

La campaña del percebe culminó este año con más éxito del esperado en las lonjas. En la cofradía de Pescadores Nuestra Señora de La Atalaya, de Puerto de Vega, entre octubre y abril (meses en el que empieza y acaba la pesquería), se subastaron 19.463 kilos por un valor total 696.931 euros. El precio máximo del kilo de percebe fue de 244 euros, solo cuatro euros menos que en la campaña anterior. En cuanto al valor medio, se situó en 37 euros por kilo.

En la Cofradía Nuestra Señora del Rosario, de Luarca, se vendieron en el mismo periodo 11.485 kilos que alcanzaron un valor de 437.332 euros. El precio medio fue de 38 euros. Como máximo se pagaron 240 euros por kilo de percebe en plena campaña de Navidad, el pasado 15 de diciembre, según los datos del colectivo. El valor mínimo (algo que también ocurrió el Puerto de Vega) no superó los siete euros.

El patrón mayor de la entidad pesquera naviega, Adolfo García, muestra su “satisfacción” por la campaña. “El precio fue bueno y constante”, destaca mientras asegura que, pese las restricciones del coronavirus y su impacto en la hostelería, “el producto aguantó bien en el mercado”. Para García, detrás de este éxito está el interés, “perenne”, por el crustáceo y la buena marcha de los planes de explotación del Principado, que limitan los cupos de pesca por mariscador y día. “En octubre había muchas incógnitas por la situación sanitaria, sin embargo fue una muy buena campaña”, explica.

Misma opinión tiene el patrón mayor de la cofradía luarquesa, Manuel Jesús Iglesias, para quien la costera del percebe “fue espectacular”. Además, indica que la autogestión de plan de explotación de Luarca deja resultados positivos. Este año, por primera vez en la historia desde que empezó a regularse la pesquería del percebe en Asturias, los mariscadores de Luarca pudieron elegir los días de pesca.

Se trata de un sistema novedoso y tutelado por el Principado que permite que el gremio decida los 84 días laborables. “Es un acierto porque elegimos las jornadas en función de las marejadas, de las mareas y, sobre todo, del precio”, señala Iglesias. Para el patrón mayor de la cofradía de Luarca este sistema permite que el producto “genere la máxima rentabilidad”pese a las circunstancias exógenas que influyen en la venta y los mariscadores no pueden controlar.

“No da para más”

A pie de lonja, los perceberos opinan que la campaña dejó buenos precios. Alejandro Rodríguez, del plan de explotación de Cabo Peñas y asiduo a la subasta de Luarca, detalla que “el percebe cada vez escasea más, pero tiene siempre venta”. Otros compañeros asienten. “Este año los precios fueron buenos para la situación que vivimos, pero la pesquería, en cantidad, ya no da para más”, indica un mariscador que prefiere mantenerse en el anonimato. “Este año encontramos menos y el año que viene habrá menos que en esta campaña”, señala otro percebero.

Por otro lado, en Luarca la cofradía recuperó la subasta del percebe hace pocos años “y estamos muy agradecidos a los mariscadores que nos han elegido y que confían en nosotros”. Puerto de Vega se mantiene como la cofradía con mayor porcentaje de venta, si bien descarta seguir el sistema que estrenó este año Luarca. La campaña de este año se cerró con menos kilos de pesca, si bien el ejercicio anterior, por el estado de alarma, las subastas se interrumpieron a medios de marzo.

Compartir el artículo

stats