DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valdés penalizará a los dueños de bajos comerciales cerrados por largos periodos

El gobierno local estudia una subida del Impuesto de Bienes Inmuebles para facilitar la salida al mercado de locales a precios más asequibles

Una de las calles de Luarca con establecimientos comerciales

Una de las calles de Luarca con establecimientos comerciales

El gobierno de Valdés estudia subir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a los propietarios con varios bajos comerciales en villas como Luarca o Trevías que lleven cerrados largos periodos de tiempo. El regidor valdesano, Óscar Pérez, asegura que la medida, “que explora sin más el gobierno”, responde a la necesidad de dar más dinamismo el mercado del alquiler y trata de evitar cierres por largos periodos de tiempo y precios “desorbitados”. “Queremos que estos propietarios piensen en precios de alquiler competitivos”, dice.

La subida será “progresiva” y tendrá en cuenta el número de años que lleve cerrado el bajo comercial. A más tiempo, más impuestos. La capital de Valdés, asegura Pérez, cuenta con varios locales céntricos “y sin actividad desde hace mucho tiempo”. El Alcalde asegura además que estas propiedades se encuentran en calles céntricas y, por tanto, muy importantes para el crecimiento e imagen de la villa. “Queremos dar dinamismo y facilidades”, señala Pérez, quien considera “un problema” tener capacidad para generar actividad comercial y empresarial y encontrarse con un freno: locales muy atractivos por su ubicación, con alquileres elevados y en manos de personas que no necesitan liquidez económica.

De dar el visto bueno el equipo técnico municipal, esta nueva medida se aprobaría el próximo octubre, cuando se estima que se debatirán y votarán en el pleno las modificaciones de las ordenanzas fiscales con aplicación en 2022.

El gobierno local es optimista y cree que este incremento será posible y verá la luz. El regidor destaca que las subidas no afectarán a los bajos que acaban de quedarse sin inquilinos. “Siempre nos referimos a bajos comerciales que llevan tiempo, es decir, años, sin alquilarse y que están en manos de grandes propietarios”, subraya.

En Luarca es conocido el elevado precio de los alquileres, muy por encima de los intereses de los pequeños empresarios de hostelería y comercio, y desajustado si se tiene en cuenta la capacidad de ingreso diario de estos pequeños negocios. El gobierno municipal desea que la villa “sea más comercial” y, por ello, espera poder intervenir en el precio de los alquileres de bajos. “No puede ser que diez personas tengan 100 bajos comerciales en Luarca sin opciones; el mercado del alquiler no puede estar cerrado por los altos precios”, señala el regidor.

El ejecutivo valdesano ultima además otras medidas dirigidas a la creación de empresas y puestos de trabajo en el concejo. Se ha reservado una partida de 40.000 euros para nuevos autónomos. En su batería de medidas para el desarrollo de la economía local, también figura una apuesta decidida por la industria turística.

Este año, está previsto abrir el Museo del Calamar Gigante de Luarca y también se ultima la compra del bosque-jardín de la Fonte Baxa, algo que podría materializarse, si hay acuerdo entre las partes, y siempre según el Alcalde, antes del verano.

Compartir el artículo

stats