Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Asturias, capital mundial de la poesía” llena de versos los negocios tapiegos

El proyecto cala en el concejo con el apoyo de Germán Muiña y Emilio Reiriz, que colocaron poemas en pueblos y locales: “No quedó esquina sin poner”

Germán Muiña y Emilio Reiriz, en el puerto de Tapia, con un cartel de promoción del proyecto. | T. Cascudo

Germán Muiña y Emilio Reiriz, en el puerto de Tapia, con un cartel de promoción del proyecto. | T. Cascudo

Los tapiegos Germán Muiña y Emilio Reiriz están empeñados en que el proyecto “Asturias, capital mundial de la poesía” tenga la mayor repercusión posible en Tapia. Primero, por ser firmes defensores de una iniciativa que busca, entre otros objetivos, inundar de versos el paisaje de la región. Y, segundo, porque el concejo tapiego es la segunda casa del impulsor y padre del proyecto, el director emérito de la Fundación Princesa de Asturias, Graciano García.

Con motivo del Día Mundial de la Poesía, el pasado 21 de marzo, se les ocurrió llenar de poemas todos los pueblos y establecimientos comerciales del concejo. Bajo el nombre de “Entre versos” y con el apoyo del Ayuntamiento de Tapia, Muiña y Reiriz difundieron doscientas poesías. “No quedó esquina sin poner”, comentan los tapiegos, que hasta colgaron un poema en el Pico de Faro, en La Roda.

Lo que pretendía ser una iniciativa puntual para celebrar la efeméride, ha calado hondo en el concejo, tanto que los establecimientos participantes no solo no han retirado los poemas, sino que les han dado un lugar más visible. Apunta Muiña que, ante el éxito de esta edición, espera que en 2022 sean los propios establecimientos los que elijan poema.

“La poesía es palabra y la palabra es la única forma de entenderse. Vivimos en el momento más oportuno para la poesía, porque ahora todo es ruido, insultos y discrepancias barriobajeras”, señala Reiriz. A su lado, Muiña defiende el valor de la poesía, que a él le sirvió de medicina a lo largo de la vida, especialmente cuando ejercía de marino: “Pasé muchas horas en mitad del Atlántico, con mucho tiempo libre y ahí la poesía me hizo muy bien”. Ahora, ya jubilado, no solo se entretiene con su lectura, sino que también escribe.

Cuentan que su amistad con Graciano García les hizo respaldar de inmediato el proyecto “Asturias, capital mundial de la poesía”, convirtiéndose en sus máximos valedores en Tapia y captando decenas de socios para la iniciativa. Además, tienen otro proyecto entre manos relacionado con la poesía y con el respaldo de García. Se trata de la edición del poemario “Por el camín de Nayundes”, obra de Pepe Suárez Jardón, tapiego, aunque residente en Mendoza (Argentina). Esperan que salga a la venta en verano y con la recaudación quieren pagar su viaje a España, tras más de una década fuera.

Compartir el artículo

stats