DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valdés, amor por Nené Losada Rico

El concejo recuerda la obra y el carácter de la poetisa con un homenaje por el centenario de su nacimiento: “Abrió camino”

Un momento del homenaje celebrado ayer en el Conservatorio de Música. | A. M. Serrano

Un momento del homenaje celebrado ayer en el Conservatorio de Música. | A. M. Serrano

Valdés recordó ayer a la poetisa Nené Losada Rico (1921-2009) con un homenaje que no dejó indiferentes a los asistentes. También con una hora de recital y recuerdos dedicados a una mujer que este año cumpliría un siglo y que, según los que siguieron su obra, marcó un antes y un después en Valdés por su aprecio a lo rural y a la poesía.

“Abrió camino”, resumió el alcalde de Valdés, Óscar Pérez, en una de las primeras intervenciones del acto, que se celebró en el auditorio del Conservatorio de Música del Occidente con aforo limitado pero completo.

Todas las personas que coincidieron con Nené Losada Rico se quedaron con su bondad y su humanidad. Al menos así se dejó entrever en el homenaje organizado por la asociación de Amigos del Festival Vaqueiro y, en particular, por su miembro Esthi Rubio.

El hijo de la poeta, dijo la última, no pudo asistir por razones de salud. Pese a su sentida ausencia el recuerdo tuvo todo el color y sentimiento que deseaba la organización. “Que estemos aquí todos reunidos, es conexión; seguro que le gustaría verlo”, dijo Rubio para cerrar un recital en el que pusieron voz a poemas de Nené Losada Rico y propios José Manuel Fernández, Carmen Guardado, Carmen Luisa González, Vita López, Esmeralda Amieva, Esthi Rubio, Mar Villanueva, Gloria García-Merás, Manuel Turnes, Araceli Pérez, Balbina Fernández, Rafael Amorós, María Esther López, Félix Gordillo y las niñas Nerea Fernández, Carla Menéndez y Altea Amieva.

Durante el acto se recordó a una mujer “amable” que siempre tenía una sonrisa y que supo transmitir el amor por su pueblo, San Feliz, donde pasó su infancia.

El vocal de la asociación organizadora, Paulino Lorences, fue quien recordó ese carácter “cercano y especial” de Nené Losada, el mismo que fue decisivo para que hiciera muchos y grandes amigos. Escribió Nené Losada numerosos versos en asturiano y en “faliecha”, y algunos vieron la luz “cuando tenía 70 años”, como recordó la joven valdesana Carla Menéndez. No fue la única que durante al intervención loó la obra de la poeta y su forma de ser y estar en el mundo. También lo hicieron todos los que tomaron la palabra. Nené Losada es “maestra” para muchos de los poetas que ayer recitaron, pero también “inspiración”. La “insigne poeta local” intentó siempre que los asturianos no dejaran de escribir en su llingua y que promocionaran su trabajo. Ayer, se recitó en castellano, en asturiano y en faliecha y también se recordó el pregón que pronunció la homenajeada en la fiesta de La Regalina en 2002.

Huérfana de niña y criada por su abuela materna en San Feliz, Nené Losada siempre quiso hablar como se hacía en el pueblo. En la Luarca de su juventud era difícil hacerlo. Sin embargo, nunca se rindió. Escribió y guardó poemas y fue “ejemplo”, dijo Vita López para vecinos y poetas. Supo no olvidar sus raíces y animar a recordarlas, como señaló su vecina Gloria García-Merás. Con una foto de Nené Losada proyectada en el fondo del escenario, el broche final lo puso el canto vaqueiro de José Manuel Fernández y Libertad García, la actuación de Mina Longo y un vídeo de la residencia Abhal.

Compartir el artículo

stats