DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luarca conmemora su Carta Puebla, de 1270, la primera que aquel año se concedió en Asturias

“El rey Alfonso X no pisó el pueblo, pero accedió a la petición popular de contar con un fuero”, explica el profesor universitario Álvaro Solano

A la derecha, el panel donde se reproduce el fuero de Luarca, en la plaza Alfonso X el Sabio. | A. M. Serrano

A la derecha, el panel donde se reproduce el fuero de Luarca, en la plaza Alfonso X el Sabio. | A. M. Serrano

Luarca celebrará el fin de semana los 751 años de vida de su Carta Puebla o fuero recordando cómo impactó en la sociedad tener estos estatutos jurídicos sellados por el entoces rey Alfonso X el Sabio. El gobierno valdesano ha preparado y repartirá un facsímil con la documentación que ha recopilado la Universidad de Oviedo sobre el hecho en sí y la historia.

El cuadernillo contendrá una copia del fuero hecha por Gaspar Melchor de Jovellanos en el siglo XVIII y también el análisis de tres profesores universitarios especialistas en Historia Medieval. Se trata de María Álvarez, Soledad Beltrán y Álvaro Solano. Cuenta el último, quien hace de portavoz, que el fuero de Luarca fue el primero que el rey concedió aquel año, en 1270, a un pueblo asturiano. En Luarca los actos para celebrar el 751 aniversario estaban previstos en 2020, pero la pandemia pospuso unas iniciativas “en las que el Ayuntamiento ha puesto mucho interés”, detalla el profesor.

La Carta Puebla permitió a Luarca cambiar sus reglas de juego. “Convertía, por así decirlo, un pueblo en urbe; no es que entonces no hubiera nada en Luarca, es que la ‘pola’ pasaba a tener otros privilegios y obligaciones”, resume Solano. En la hoy capital de Valdés fueron sus habitantes los que solicitaron el fuero, según el análisis de la Universidad. “El rey no pisó físicamente el lugar, pero sí accedió a la petición popular porque con el fuero el reino y también su persona encontraba beneficio: el control lo hacía una entidad poblacional sometida a unas reglas, no un señor feudal que podía hacer, en realidad, lo que quería”, añade Solano.

El historiador detalla los cambios que llegaron a partir de entonces. Con los nuevos estatutos, Luarca pasó a tener autogobierno, es decir, cargos como alcaldes o jueces que actuaban en nombre del rey. También los juicios atendían a la normativa de Benavente. Otra anécdota: se instauró legalmente un mercado semanal. Mediante la Carta Puebla, el rey “también liberó al pueblo de impuestos onerosos e impuso un canon anual”.

El texto completo del fuero luce en la plaza del Ayuntamiento, donde el anterior gobierno instaló un panel para poder leer íntegro el documento. Los actos en recuerdo de la Carta Puebla comenzarán hoy, viernes, con un concierto, a las 19:30 horas, en los jardines de la Casa Guatemala a cargo del Conservatorio. Mañana, sábado, y el domingo habrá una ruta guiada por Luarca. Asimismo, mañana, sábado, a las 19:00 horas, se celebrará una charla a cargo de la profesora universitaria Eloísa Ramírez.

Compartir el artículo

stats