Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La dueña del único bar restaurante de San Martín de Oscos traspasa el negocio

Los vecinos de la localidad temen perder un local que ven clave para las relaciones sociales

Aspecto exterior del bar, en pleno centro de San Martín. | Rep. de T. C.

Aspecto exterior del bar, en pleno centro de San Martín. | Rep. de T. C.

Pilar Roger tiene de plazo hasta septiembre para encontrar relevo al frente del “Casa da Vila”, el último restaurante que funciona en San Martín de Oscos. Los vecinos andan preocupados por la falta de interesados y temen perder un lugar fundamental para el encuentro. “El bar es el sitio de reunión y ojalá que aparezca alguien porque a mi también me fastidiaría que se cierre”, señala Roger, quien deja claro que deja el negocio por agotamiento, no porque no sea rentable.

“Yo llevo dos años viviendo del bar, no lo dejo porque no funcione, sino porque necesito un descanso”, señala. Pide 15.000 euros por el traspaso, aunque deja claro que son negociables. En septiembre se le termina el contrato y ahí deberá vaciar el establecimiento, que ahora está totalmente equipado, para seguir funcionando tras cambiar la licencia. “Tengo claro que si lo vacío, entonces se acabó”, lamenta.

Antes que Roger se ocupó del bar el actual Alcalde, Pedro Álvarez. Dice que “el único problema que tiene es que es un negocio sacrificado, pero que funciona a la perfección”.

Si cierra, solo quedaría abierto en la villa la tienda-bar Casa Pequenón.

Compartir el artículo

stats