La Regalina lo es casi todo para Cadavedo desde que en 1931, hace ahora noventa años, el Padre Galo, poeta de la “faliecha”, fundó la romería del mismo nombre en el campo de La Garita, enclave natural sobre el Cantábrico que sirve de espectacular decorado para una cita festiva muy especial y querida por los valdesanos. Según contó el propio Padre Galo, en base a las tradiciones locales, la Virgen de la Riegla apareció en un castaño y fue una colecta popular la que permitió construir la capilla en torno a la que se lleva a cabo la tradicional celebración todos los meses de agosto.

La Sociedad Popular La Regalina es la entidad a través de la cual los vecinos han venido organizando los festejos cada último fin de semana de agosto. Además de los actos religiosos, el programa incluye exhibiciones de bailes tradicionales de toda la región y un colorido desfile, con numerosas personas ataviadas con los trajes típicos de la región.

La actividad de la sociedad popular no se limita a la fiesta. Este año, tras el parón de la pandemia, ha vuelto a organizar el “Premiu de poesía en llingua asturiana Fernán Coronas”, que era el seudónimo que utilizaba el Padre Galo. La cita alcanza las veintisiete ediciones y es la primera vez que se financia con capital privado, mediante un convenio de colaboración firmado con la empresa local La Reserva de Los Campos. Los trabajos pueden presentarse todavía hasta el último día de este mes.

El hórreo

La Regalina ha recuperado también el emblemático hórreo del campo de La Garita, tras siete meses de espera y trabajo. La tradicional construcción se desmontó a principios de enero ante el riesgo de que se viniera abajo tras detectarse un gran argayo en el acantilado de sus inmediaciones. Fue el Ayuntamiento de Valdés el que contrató a una firma especializad una actuación muy arriesgada por la inestabilidad del terreno y por la lluvia. Salió por 35.000 euros y la Sociedad Popular La Regalina tuvo que financiar la restauración de las piezas y el montaje de un hórreo que no tiene mucho valor patrimonial, pero sí sentimental. Además, forma parte de un paisaje de ensueño sobre el mar.

La Sociedad Popular La Regalina también ha presentado la candidatura de Cadavedo a “Pueblo ejemplar” de Asturias. La propuesta destaca como, en el aspecto cultural, Cadavedo, Villademoros y Ribón han sabido recuperar la forma de hablar de los vecinos y han sido capaces de mantener costumbres como la romería de La Regalina. También se pone de manifiesto como el movimiento vecinal de la zona sigue activo pese al paso de los años y la pérdida y envejecimiento de la población. Además, el pueblo ha sabido vivir del turismo sin, por ello, haber perdido su encanto ni el respeto por las costumbres tradicionales de la zona que con tanto mimo cultivó el Padre Galo, un enamorado de su tierra y su lengua.

Otro de los pilares sobre los que descansa la candidatura, tal y como han puesto de manifiesto sus promotores, es que en Cadavedo “se mantienes vivas actividades de grupo en las que cada decisión personal cuenta”. Así, por ejemplo, se citan los casos del coro que actúa en distintos puntos del concejo o del grupo de baile que todos los años se sube al escenario de La Garita para recuperar las ancestrales tradiciones asturianas que están en la base de La Regalina.