La Sociedad Popular La Regalina de Cadavedo cumple 90 años y LA NUEVA ESPAÑA le dedica el próximo jueves un Conceyu Abiertu en el que varias personas vinculadas a la entidad analizarán las perspectivas que se abren ante una de las asociaciones más longevas de Asturias, involucrada en la vida cultural y social de Valdés y de la región desde hace décadas.

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

El acto se realizará a las 19.30 horas en un lugar emblemático: la Casa del Padre Galo, el sacerdote que escribió en la “faliecha” de Cadavedo y que tanto hizo por preservar la cultura local, en la misma línea que sigue la entidad hoy en día. Intervendrán Marcos Fernández, presidente de la Sociedad Popular La Regalina; José Manuel Fernández, pregonero de La Regalina, y Paula Fernández, de la sociedad y de la Asociación de Vecinos, que moderará.

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

También intervendrá Elena Méndez Avello, vecina de Cadavedo, que, a sus 93 años, ha vivido la historia completa de La Regalina.

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

La Sociedad Popular La Regalina protagoniza un Conceyu Abiertu por sus noventa años

La Sociedad Popular La Regalina organiza cada año las fiestas en honor a la Virgen de Riegla, pero también se involucra en otro tipo de asuntos. Por ejemplo, este año ha presentado la candidatura de Cadavedo a ser reconocido “Pueblo ejemplar” de Asturias por la Fundación Princesa de Asturias.

La Sociedad también convoca cada año el premio de poesía “Fernán Coronas”, seudónimo con el que firmaba sus escritos el padre Galo. “En el aspecto cultural, Cadavedo, Villademoros y Ribón han sabido recuperar la forma de hablar de los vecinos y han sabido mantener costumbres como la romería de La Regalina; este lugar es, además, parada de peregrinos”, asegura Marcos Fernández.

El presidente también destaca la importancia del movimiento vecinal que sigue presente pese al paso de los años y la pérdida y envejecimiento de la población. “Cadavedo ha sabido vivir del turismo, pero sin por ello perder encanto”, asegura.