El Ayuntamiento de Pesoz se hacía en mayo con la iglesia del poblado abandonado de A Paicega, que pertenece a la empresa que gestiona la presa de Salime, Saltos del Navia, tras llegar a un acuerdo de compra con la compañía. Poco más de dos meses después de la firma de la compra, el Consistorio ya ha iniciado los trámites para recuperar el templo, sacando a licitación la obra de rehabilitación de la cubierta de la construcción, una actuación valorada en 80.405 euros.

El alcalde, José Valledor, calcula que para finales de agosto la obra pueda iniciarse y el plazo de ejecución de los trabajos que se recoge en los pliegos es de tres meses. Tras esta primera intervención, el gobierno local estudiará las siguientes actuaciones a llevar a cabo para transformar la emblemática iglesia en un local de trabajo para las asociaciones del municipio o en aula didáctica en la que se explique cómo se construyó la presa y el poblado de A Paicega. Dos proyectos que, según apunta Valledor, podrían ser compatibles.

El Ayuntamiento de Pesoz lleva años con el objetivo de recuperar el antiguo poblado obrero, creado para alojar a los trabajadores que participaron en la construcción de la presa del embalse en los años cincuenta y situado en un enclave con vistas privilegiadas al embalse y al valle. En mayo, el Consistorio y la empresa firmaron un acuerdo por el que la iglesia pasó a ser propiedad municipal por un coste de 1.500 euros. La idea también es crear un área recreativa.