Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Los eólicos dan servicio y vida a la zona”, afirman los vecinos del parque de El Segredal

La directora de Energía garantiza, durante un encuentro organizado por Iberdrola en Villayón, que no habrá aerogeneradores en zonas protegidas

Participantes en el encuentro celebrado ayer en el parque eólico de El Segredal. | D. Á.

Participantes en el encuentro celebrado ayer en el parque eólico de El Segredal. | D. Á.

“Habrá gente que no esté de acuerdo con los parques eólicos, pero aquí dan servicios y vida al pueblo”. Así de claro se pronuncia a favor de la instalación de aerogeneradores en el monte el vecino y ganadero de El Sellón, en el concejo de Villayón, José Manuel Santiago, que como el resto de sus vecinos tiene terreno afectado por el parque de El Segredal, de Iberdrola. Ese fue el lugar en el que la compañía celebró ayer el encuentro “Pueblos que brillan naturalmente” con empresarios, vecinos y miembros de las administraciones públicas, para exponer que es posible una convivencia entre los proyectos eólicos y los entornos naturales y donde se hizo hincapié en la contribución que realizan al desarrollo socioeconómico de las zonas.

En esa charla participó José Manuel Santiago, quien expuso que los principales beneficios que obtuvo el pueblo del parque eólico son contar con una red de pistas para hacer el monte accesible. Además, destacó que también pudieron crear fincas para pasto, después de producirse las obras, y que, aparte, obtienen un beneficio económico del monte de forma directa al cobrar un alquiler a la eléctrica por la implantación de aerogeneradores. “Esta zona era todo monte y se accedía por un sendero, ahora llegamos con tractor o en coche y el ganado está pastando debajo de los eólicos sin problema”, detalló, a la vez que aprovechó para pedir que haya mantenimiento para esos nuevos viales. El sector de la restauración del concejo también ve positiva la llegada de los parques eólicos. Mirta Rodríguez, con un hotel rural en Villayón, destacó el movimiento de personas que generó la construcción de los parques a lo largo del año pasado. “Pasamos días muy difíciles con la pandemia y con los trabajadores que venían a los parques hemos llenado los hoteles y casas rurales”, expuso. Ahora, espera que también se note en sus locales la llegada de trabajadores para realizar mantenimiento, aunque sea menor.

De hecho, el jefe de zona de Iberdrola Renovables, Carlos Álvarez, señaló que la construcción de los cuatro parques de la zona tuvo puntas de trabajo que concentraron hasta 250 personas y que, a partir de ahora, contarán con entre ocho y 16 puestos de empleos directos, con picos que llegarán hasta treinta. Además, recalcó que todas las necesidades de suministros y servicios que tienen lo adquieren y contratan con empresas locales, poniendo énfasis en que se busca colaborar en el desarrollo de la economía local.

En su intervención, la directora general de Energía, Minería y Reactivación, Belarmina Díaz, apuntó que la energía eólica es una de las posibilidades que tiene Asturias para compensar el cierre de las centrales térmicas “de manera parcial”. La región tiene ahora mismo 23 parques en funcionamiento por 648 megavatios y el Gobierno regional calcula que aún se puede crecer en número. “Siempre de forma ordenada y en las zonas que está permitido”, enfatizó la directora, que explicó que, aunque existan actualmente tramitaciones de proyectos para zonas de exclusión, no deben generar alarma porque “serán denegados. La tramitación es garantista y no se van a construir parques eólicos en parques naturales”.

Desde Iberdrola –que, por ahora, no tiene ningún proyecto eólico más previsto para Asturias– su delegado institucional, Juan Cifuentes, defiende que en estudios recientes se certifica que “la evolución económica de los lugares donde se instalan renovables es creciente y el empleo y el poder adquisitivo aumentan”.

Compartir el artículo

stats