Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historia de Asturias en doce mil postales

El coleccionista tapiego Martín Carrasco publica un catálogo de las tarjetas ilustradas del Principado editadas entre 1892 y 1941

Martín Carrasco, en su casa de Tapia, con el catálogo de postales asturianas. | T. Cascudo

Martín Carrasco, en su casa de Tapia, con el catálogo de postales asturianas. | T. Cascudo

Se podría decir que Martín Carrasco (Tapia, 1942) colecciona desde que tiene uso de razón, pues ya de niño atesoraba desde algas a pastas de caramelos. Pero no fue hasta la edad adulta cuando decidió dejar un trabajo de veintitrés años en una multinacional para apostar por su pasión y abrir una tienda de coleccionismo en el barrio madrileño de Chueca. A su predilección, las postales, ha dedicado cinco libros y en el sexto ha saldado su deuda con la región. “Catálogo de las tarjetas postales de Asturias. 1892-1941” recopila a lo largo de 333 páginas un total de 12.412 tarjetas ilustradas.

“No sólo recoge la casi totalidad de las postales asturianas impresas hasta el año 1941, sino que analiza con perspicacia la aportación de editores, fotógrafos e impresores en la construcción y difusión de la imagen de Asturias”, destaca el abogado Francisco Palá en el prólogo de este trabajo, maquetado por Teresa Sánchez-Ocaña.

Una tarjeta del centro de Tapia editada hacia 1930.

El coleccionista tapiego publicó en 2018 el “Catálogo de las Tarjetas Postales Ilustradas de España 1887-1905”, un libro fruto de quince años de trabajo en el que contabiliza 45.036 postales y que le sirvió para darse cuenta de que Asturias destacó en el panorama nacional. De hecho, entre los primeros editores españoles figuran un puñado de asturianos que trabajaban “a la última”. Además de la calidad, hay un aspecto llamativo de las postales asturianas y es la “increíble cantidad de imágenes de minas o fábricas”. “La Asturias del libro es una Asturias viva y ofrece una gran cantidad de información”, subraya Carrasco, a quien también sorprendió la multitud de imágenes de la Revolución del 34 o de la Guerra Civil hechas postal.

Postal de la playa de Gijón editada en 1913.

Carrasco repasa el papel de editores, imprentas y fotógrafos, y ofrece un valioso listado con las tarjetas que ha recopilado de un total de ochenta pueblos del Principado. Destaca la labor de Cándido Loma, que edita la primera postal con vistas de Asturias, concretamente una imagen de Gijón, en noviembre de 1898. Fue seis años después de que la casa Hauser y Menet sacara la primera postal con vistas de España, 1892 y con Madrid de protagonista. Sin embargo, la primera tarjeta postal sin ilustración de Asturias se remonta a diciembre de 1887 y fue editada por el comercio “Al San Luis” de Campomanes y Aza, que también editó la primera ilustrada en 1892.

Postal de la empresa Mantecas Arias, de Oviedo.

“A la postal le quedan veinte años, ya no tiene valor porque no tiene historia”, dice satisfecho por este libro, complemento ideal a la edición de LA NUEVA ESPAÑA en 2008 con las mejores postales asturianas de su colección.

Compartir el artículo

stats