Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acuarelas para “aprender a ver” Somiedo

El director del parque natural, Luis Fernando Alonso, y la bióloga Eva López editan un libro ilustrado sobre los atractivos del concejo “más allá del oso”

Los autores,  Luis Fernando Alonso y Eva López

Los autores, Luis Fernando Alonso y Eva López

“Somiedo. Danzando con el paisaje”. Este es el título del singular cuaderno de campo en cuyas páginas se guardan los encantos del concejo somedano y que invita a quien se adentra en ellas a conocer sobre el terreno un entorno en el que merece la pena pararse y disfrutar del que sin duda es un lugar único. Está escrito e ilustrado por el director del parque natural de Somiedo, Luis Fernando Alonso, y por la bióloga y acuarelista Eva López. La obra se presentará mañana, miércoles, a las doce del mediodía, en el espacio Agrolab Somiedo, en la capital del concejo.

Acuarela de un teito, que aparece en el libro. En el círculo, dibujo de un lince, también incluido en la obra. | R. T. C.

“Es un libro de acuarela de paisaje, de flora y fauna, donde está muy presente la actividad humana. Tiene toques de información técnica, pero no es un libro técnico, no es un manual, porque de esos hay muchos y muy buenos. Con este libro buscamos llegar emocionalmente a la gente, por eso tiene mucha carga visual, para que sea atractivo e interesante para todo el mundo”, señala Alonso, quien confía en que el trabajo guste a los de casa, pero también al visitante sensible que busca algo más que una foto para enseñar en sus redes sociales.

“Buscamos intentar sacudir las conciencias y que los viajeros se planteen el viaje de otra manera. Una gran parte de los visitantes vienen atraídos por las imágenes icónicas y van a hacerse la foto con los Lagos de fondo para subir a redes, pero se están perdiendo lo que es para mí un viaje, una oportunidad de crecimiento personal, de aprender a ver lo pequeño y de disfrutar como disfrutan los niños cuando ven, por ejemplo, un hormiguero”, añade Alonso.

Tiene claro que para Somiedo el oso es importante, un gran atractivo turístico, pero también defiende que la riqueza del concejo va mucho más allá de la presencia del plantígrado. Y sugiere mirar despacio y disfrutar de las pequeñas cosas: “Hay que preguntarse el por qué del paisaje y saber que nos podemos perder muchas cosas si no miramos dentro de un bebedero de vacas, importante para cientos de anfibios, o si no sabemos que la actividad de la gente segando la pradera contribuye a la riqueza de mariposas que tiene el Parque”.

El director del parque somedano conoció a la bióloga Eva López, acuarelista de afición, cuando trabajaba para el Principado como técnica de espacios protegidos. Juntos dieron forma al mirador inaugurado recientemente en Pola de Somiedo y que está teniendo mucho éxito entre los turistas. Durante el diseño de esta estructura pensada para admirar el paisaje y la fauna de Somiedo descubrieron que comparten una misma visión de la naturaleza. Empezaron entonces a poner palabras a las acuarelas de López y de ahí nació la idea del libro.

Acuarelas para “aprender a ver” Somiedo

Es un proyecto personal, autoeditado con una tirada de quinientos ejemplares. Tiene cincuenta páginas y más de medio centenar de acuarelas en su interior, que ilustran desde seres vivos y momentos fundamentales en el parque natural, como la berrea, a elementos etnográficos de gran valor, como los teitos. Y es que, insiste Alonso, para ambos es fundamental la acción humana en el entorno.

Como dice Jaime Izquierdo, el paisano hace el país y la gente de Somiedo construye ese paisaje. Cuando viene el turista encuentra a la gente segando la hierba seca o el ganado en el monte y eso lleva un trabajo de mucha gente y de muchas generaciones detrás. Los teitos están ahí porque mucha gente los cuida como parte del patrimonio familiar y sin ayudas públicas, solo por el orgullo de que no se caigan porque son patrimonio”, señala el director del parque natural de Somiedo.

“Ese es un trabajo impagable y el que viene de fuera no es que no lo valore, es que no suele cuestionarlo. Con este libro queremos generar esas preguntas y que sepan que lo que están viendo no es fruto de la casualidad, sino fruto de una forma de vida”, añade.

Ambos autores plantean este libro como un regalo para los residentes del municipio, para que se sientan orgullosos, como ya lo hacen, de la belleza y riqueza de su entorno, pero también para que sea un punto de partida para que el turismo aprenda a mirar de otro modo Somiedo.

Compartir el artículo

stats