Castropol invertirá 871.206 euros en la pavimentación de algo más de 11 kilómetros de carreteras municipales. Esta semana el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad el suplemento de crédito con cargo al remanente de tesorería del año pasado, es decir a los ahorros municipales que el Gobierno central autorizó destinar a inversión. De este modo, el ejecutivo castropolense pone en marcha el segundo proyecto de pavimentación de vías en la zona rural, mucho más ambicioso que el planteado en 2019, que se ejecutó el pasado año.

El alcalde, Francisco Javier Vinjoy, hace hincapié en que sumando esta ampliación de crédito a la cuantía que se había reservado ya en los presupuestos de 2021 para invertir en reparación de vías, el concejo casi alcanza el millón de euros de inversión en carreteras.

“Se trata del mayor proyecto de adecuación de vías que se hace desde hace mucho tiempo”, subraya. En concreto, se acondicionarán más de tres kilómetros en la zona de Seares, llegando a vías como la que une Villavedelle con Piñeiro, el Ramal de Vilar o Axelán.

También se harán reparaciones en más de dos kilómetros y medio de viales de la zona de Bourio, en el ramal de San Cristóbal o en el de Acevedín. Además, se actuará en cuatro kilómetros y medio de la carretera de Campo del Chao a El Grilo, y en poco más de un kilómetro hacia Culmeiros.

Todas son carreteras caracterizadas por tener un firme dañado, algunos derrumbes parciales y falta de cunetas. No obstante, el regidor reconoce que con este esfuerzo inversor no se cubren aún todas las necesidades que tiene la red viaria municipal y anuncia que ya están analizando otras zonas en las que es necesario intervenir como son las carreteras de Presno y Balmonte.

El plan es poder licitar las obras en septiembre para que se puedan iniciar este mismo año y se estima que finalicen en el primer semestre de 2022.