Por ser el motor del mundo rural, por su peso y trabajo en la casa y en la familia y por su pasión para desarrollarse a título personal y profesional. Por todo ello y por “justicia” homenajeó ayer el pueblo de San Tirso de Abres a nueve vecinas del concejo: la empresaria y emprendedora Yolanda Alzú; las deportistas Uma Córdoba, Tania García y Laura González; las trabajadoras a domicilio Lorena Rodríguez, Julia Longarela, Inmaculada Folgueiras y María José Rodríguez, y la maestra de San Tirso entre 1969 y 2005, ya fallecida, Gloria Crecente.

Público durante el acto. | A. M. S.

Fue el alcalde, Clemente Martínez, el encargado de presentar un acto que se celebró en la céntrica plaza de El Llano. El Ayuntamiento quiso en marzo de 2020 tener un agradecimiento público con cuatro empleadas municipales del servicio a domicilio. No pudo ser por las restricciones de la pandemia, pero la propuesta cayó en el olvido. “Sabíamos que teníamos que hacerlo y aquí estamos”, dijo ayer, distendido, el regidor santirseño minutos antes de su intervención.

En este año se impuso, además, la necesidad de dar merecido aplauso a otras mujeres del mundo deportivo y empresarial del concejo. Todas ellas han tenido trayectorias loables y todas ellas, dijo Martínez, tienen algo en común: “Son santirseñas, son mujeres y son personas que dejan huella”.

La empresaria Yolanda Alzú fue la encargada de dar voz a las premiadas. Dedicó el reconocimiento a todas las mujeres del concejo “que son su trabajo y esfuerzo dan lo mejor que tienen y ayudan a construir una sociedad responsable, solidaria y feliz”. Cada una de las protagonistas recogió su diploma y recibió el aplauso de sus vecinos. Especialmente emotivo fue el encuentro de la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, con las trabajadoras de asistencia a domicilio. Les agradeció con lágrimas en los ojos su labor en cada casa necesitada de ayuda en los peores meses de la pandemia.

El Alcalde también tuvo para estas mujeres palabras especiales, porque fueron quienes “entraron en cada casa asumiendo riesgos” en la etapa más incierta de la pandemia. “Su labor fue ingente y son las que tiran del municipio”, opinó. Fueron las que atendieron a las personas con dependencia y mantuvieron limpias sus casas y entorno. En aquellos meses solo dejaron de hacer las comidas porque el Ayuntamiento contrató un servicio de catering.

Durante el homenaje se informó del éxito de la empresa de agroturismo de Yolanza Alzú, que cumple 25 años, y de los méritos deportivos de la baloncestista en silla de ruedas Tania García –quien se desplaza a Avilés varias veces a la semana–, y de las remeras Uma Córdoba y Laura González.

La consejera Álvarez aprovechó la ocasión para anunciar el programa “Impulsad”, que a finales de año “unificará los criterios de acceso al sistema, aumentará las prestaciones económicas, mejorará las condiciones laborales de las profesionales de ayuda a domicilio y fomentará la incorporación laboral de personas con renta mínima”. El encuentro contó también con la presencia de la directora General de Deportes, Beatriz Álvarez.