El Principado y la Academia de la Llingua Asturiana coinciden en la necesidad de cambiar la denominación de gallego-asturiano –usada en las últimas tres décadas para nombrar la lengua más occidental de Asturias– por la de fala eonaviega o eonaviego. Así se desprende de la respuesta escrita que la consejera de Cultura, Berta Piñán, da a una pregunta del diputado de Podemos Rafael Palacios sobre la razón por la que se ha dejado de usar un nombre “que figura en toda la legislación lingüística” regional.

Piñán se apoya en un informe de la Academia elaborado en mayo de este año, en el que se apuesta por las variantes fala eonaviega o eonaviego por ser términos “no solo defendibles, satisfactorios y complementarios, sino un buen apoyo para un largo pacto social en esta dirección”. Sostiene la Academia que el término gallego-asturiano conecta poco “con el sentimiento popular de la gente” de la zona.

La asociación cultural Xeira, que lleva años defendiendo la lengua más occidental de Asturias, ha mostrado en un comunicado su rotundo rechazo a este planteamiento. “La decisión supone despreciar la tradición filológica y la denominación oficial de las últimas tres décadas, además de romper el consenso con el movimiento defensor de la lengua”, señala Xeira, que lamenta que este debate distraiga de la cuestión “fundamental” que es la equiparación legal entre las dos lenguas de Asturias.