Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Degaña recuerda a Victorino García con una ruta literaria

La familia del cunqueiro fallecido el año pasado instala cuatro casetas con libros para compartir su biblioteca con los visitantes

Asistentes al acto de inauguración de la ruta literaria, junto al panel instalado al inicio. A la derecha, detalle de una de las casetas que cobijarán los libros. | Reproducción de Tania Cascudo

Asistentes al acto de inauguración de la ruta literaria, junto al panel instalado al inicio. A la derecha, detalle de una de las casetas que cobijarán los libros. | Reproducción de Tania Cascudo

Cuenta Ana García que cuando su padre, el cunqueiro degañés Victorino García (1963-2020), falleció de manera repentina el año pasado, empezó a pensar en la forma de dar continuidad a su legado y seguir apostando por el territorio que tanto quería. Ella, profesora de literatura, enamorada de los libros gracias a su padre, tuvo claro que la mejor manera para unir “la montaña que él amaba y los libros” era crear una ruta literaria en su memoria. El proyecto se hizo ayer realidad.

La ruta literaria “Quei Vitorino” (que en jerga tixileira significa la casa de Victorino) permite adentrarse en los bosques de Trabáu, el lugar donde el fallecido logró recuperar el viejo oficio de los cunqueiros y también poner en el mapa lugares tan aislados como este pueblo degañés.

“Creamos una editorial en su nombre y nos parecía que esta ruta era un buen complemento para que la gente se anime a conocer el concejo y a disfrutar de él y de las montañas que él tanto quería”, apunta Ana García. Se han instalado cuatro pequeñas “casas-biblioteca” elaboradas por el taller de artesanía “Les talles de Pablo” y que son “una auténtica maravilla”. En ellas se cobijarán ejemplares de la biblioteca personal de Victorino, que tendrán temáticas variadas para dar en el gusto de los públicos más diversos. “Hay desde libros de historia de Asturias a cuentos infantiles, queremos que todo el mundo disfrute la ruta”, añade.

Las casetas se han colocado en dos itinerarios que gustaban especialmente al cunqueiro. Uno va desde la Collada Trabáu hasta el alto de Sierta y tiene una longitud de casi cuatro kilómetros, aunque con dificultad baja. El otro itinerario, de poco más de una hora y también de sencillo recorrido, parte del entorno de la Collada Trabáu y llega hasta el entorno de La Granda. “Son zonas que a él le gustaban mucho, con vistas muy bonitas y hemos colocado las casetas cerca de merenderos o bancos para que se puedan disfrutar los libros. Siempre nos inculcó la importancia de cuidar y conocer las montañas”, añade su hija.

Está permitido llevarse alguno de los ejemplares depositados en las casetas, pero siempre que se deje otro libro en su lugar. Además, en la última caseta se ha colocado un libro de firmas para que la gente comparta su experiencia disfrutando de esta particular ruta literaria.

Degaña recuerda a Victorino García con una ruta literaria

La familia de Victorino diseñó la ruta y financió las casetas-biblioteca, mientras que el Ayuntamiento de Degaña se sumó al proyecto colocando un panel al inicio de la ruta que explica quién fue esta querida figura. “Recuperó el oficio de los cunqueiros y era uno de los principales defensores y divulgadores de la cultura del Suroccidente y del ecoturismo de la zona”, se puede leer en el panel.

Victorino nació en 1963 en Trabáu y “pasó su infancia caminando por estos bosques”. Tras trabajar en la mina, continúa el texto, “inició la aventura más apasionante de su vida: abrir una tienda-taller de artesanía llamada el Rincón Cunqueiru, a la que años después seguiría una casa rural cuyo nombre lleva esta senda”.

“Como buen visionario que era, sabía del valor de la lectura y del alimento tan necesario que son las palabras para el alma. En su recuerdo encontrarás cuatro pequeñas bibliotecas a lo largo del camino, en las que podrás consultar diversas obras y disfrutar de lectura y paisaje en plena sintonía”, continúa el texto del panel, que remata con la conocida frase del cunqueiro “bienvenidos al Paraíso inexplorado”.

La familia del cunqueiro estuvo arropada ayer por representantes municipales y por un nutrido grupo de amigos y familiares de este hombre que dejó huella en el territorio.

Compartir el artículo

stats