Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Éxito de matrícula en el ciclo de Soldadura de Luarca: “Esta FP hacía falta en el Occidente”

“Era una necesidad viendo las empresas que hay en la zona y la proyección de los astilleros”, dicen los docentes de la formación, de grado medio

Sobre estas líneas, el director del Instituto, Jesús Fernández, y el profesor José Andrés Charro, en los que serán los talleres del ciclo. A la izquierda, el profesor Julio Muiña muestra una bigotera a los alumnos. | A. M. S.

El ciclo medio de Soldadura y Calderería que se ofrece por primera vez en el Instituto Carmen y Severo Ochoa de Luarca arranca con éxito de matrícula. En total, se han inscrito 19 alumnos, un número “alto” si se tiene en cuenta el historial de matrículas en los ciclos de Formación Profesional (FP) que desde hace décadas se imparte en Valdés. “Estamos muy satisfechos por la alta demanda”, destaca el director del centro, Jesús Fernández.

Alumnos y profesores consideran que esta nueva formación es “una oportunidad” para la comarca y para los estudiantes. El tutor del grupo, Julio Muiña, destaca que era casi “una necesidad”. “Hay que tener en cuenta qué empresas tenemos en la zona y solo con ver la actividad y la proyección de los astilleros tenemos una respuesta”, indica Muiña, que opina que concluir esta formación es casi tener un empleo asegurado. “Lo raro es no que hubiese un ciclo relacionado con este sector, ahora lo tenemos y estoy seguro de que muchos alumnos se incorporarán al mercado laboral pronto al terminar sus estudios”, subraya. El ciclo se supera en dos años. En el segundo trimestre del segundo curso se hacen las prácticas en empresas.

En el primer grupo del ciclo en Luarca hay perfiles diversos. Tres son menores de edad. El resto tienen experiencia profesional en el sector de la soldadura y la calderería, han hecho cursos relacionados o tiene un interés vocacional. Esther González, de La Caridad y con 24 años, es la única mujer. “Me gusta este mundo y creo tiene salida laboral”, dice. Ella ve desde niña a su padre soldar “y es algo que siempre me llamó la atención”. Ahora está “ilusionada”, si bien asegura que todavía “acabamos de empezar y queda mucho camino por recorrer”. Su compañero Alberto González, luarqués de 35 años, ya tiene experiencia laboral. Una baja de larga duración y relacionada con problemas físicos le alejó del mercado de trabajo. “Ahora estoy muy contento, creo que abro una puerta”, destaca. Nicolás Bueno, de 20 años y con residencia en la capital de Valdés, es uno de los benjamines de la clase. “Lo que quiero es trabajar pronto y este ciclo me da opciones”, subraya.

Éxito de matrícula en el ciclo de Soldadura de Luarca: “Esta FP hacía falta en el Occidente”

Estos días todos se están familiarizando con los profesores, tres, que serán los encargados de las clases formativas. Uno está contratado a tiempo completo y dos a media jornada. José Andrés Charro, docente procedente de Piedras Blancas, es uno de ellos. “La Formación Profesional es importante para el mercado y cada vez se demandan perfiles más específicos”, cuenta. Él estrena plaza en el instituto de Luarca y dice estar, como muchos alumnos, “ilusionado y motivado”. Estos primeros días hablará de seguridad laboral. “En este sector es algo importantísimo, que se tiene que tener en cuenta desde el primer momento”, señala. Esta semana también se conocerá si el ciclo suma alguna otra matrícula, ya que están pendientes de decidir estudios los alumnos que ddejaron asignaturas pendientes para septiembre.

Compartir el artículo

stats