Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Todos Somos Jarrio” reclama incentivos para la plantilla de hospitales de las alas de la región

La asociación ciudadana apoya la reivindicación del SIMPA y pedirá que las plazas del centro coañés se cataloguen como de difícil cobertura

Por la izquierda, Isabel Coto y Sara Vijande, de “Todos Somos Jarrio”; José Antonio Matador, secretario general del SIMPA; Mar Villanueva, José Antonio Díaz, delegado sindical en Jarrio, y José Antonio Vidal. | Reproducción de D. Á.

La asociación “Todos somos Jarrio” apoyará al Sindicato Médico Profesional de Asturias (SIMPA) en su petición de catalogar las áreas sanitarias de las alas de Asturias como de especial protección para que sus puestos de trabajo sean considerados de difícil cobertura, lo que llevaría aparejado un incentivo para que los profesionales vean atractivo desplazarse a estos lugares.

“Es una idea de gestión sanitaria que se ha implantado en muchas autonomías ante la falta de profesionales sanitarios”, explica José Antonio Vidal, presidente de la Sección de Atención Especializada del SIMPA. Y señala que hay medios para atraer a facultativos a zonas más alejadas, tales como favorecer el transporte, la flexibilidad horaria y realizar una incentivación adecuada, ya que en un hospital comarcal “no se tienen los mismos medios ni capacidades que ofrece un gran hospital”, apunta.

Incluso desde el sindicato animaron a las integrantes de la asociación a que no solo apostasen por que los puestos de trabajo en la sanidad fuesen declarados de difícil cobertura, sino que lo defendiesen para toda la comarca. “Hay que protegerla no solo en lo sanitario, sino también en lo social, cultural y económico para revitalizarla, porque si no hay vida social, la sanidad se va apagando con la despoblación”, expuso.

La presidenta de “Todos somos Jarrio”, Mar Villanueva, coincidió en reconocer la importancia de que los sanitarios reciban incentivos para trabajar en el hospital del área sanitaria I y señaló que desde el movimiento ciudadano apoyarán la reivindicación. De hecho, destacó que es básico escuchar a los facultativos para solucionar los problemas del hospital comarcal.

Otra de las reivindicaciones que trasladaron los representantes sindicales de los médicos fue la necesidad de que se dé flexibilidad a los jefes de servicio para organizar el trabajo. “Es la filosofía que existe en el hospital de Cangas del Narcea y, aunque pueda parecer extraño, le resulta más fácil encontrar personal porque la organización interna es más flexible”, detalla Vidal, que cree que el trabajo de la asociación ciudadana está consiguiendo cambiar la rigidez de la dirección del hospital de Jarrio y señala que se empiezan a notar cambios.

“Nos da satisfacción ver que ellas se mueven en la misma línea que nosotros defendiendo una sanidad de calidad y calidez con el ciudadano, creemos que es una asociación potente y admirable por su capacidad de unir fuerzas”, les reconocen desde el SIMPA, que creen que desde el inicio del movimiento ciudadano se han notado cambios en positivo.

“Todavía queda mucho por hacer, pero partíamos de una situación terrible, con muchísimos puestos sin cubrir y eso parece que va cambiando poco a poco”, reconoce José Antonio Vidal.

Mar Villanueva considera que el movimiento ciudadano que impulsó realmente está consiguiendo que lleguen mejoras para el hospital. “Vemos que lo que estamos haciendo nos compensa porque muchas especialidades que cojeaban ahora están cubiertas y eso es lo importante”, apunta. No obstante, recuerda que aún hay servicios con problemas.

Junto al sindicato repasaron la situación actual de la plantilla, en la que aun falta el especialista de anatomía patológica y los dos geriatras, además de que el servicio de nefrología está siendo gestionado por el hospital de Avilés, algo que no es suficiente para “Todos somos Jarrio”, que cree importante que el servicio dependa directamente del hospital comarcal para que no pierda la especialidad.

En la parte más positiva destacan que las plantillas de oftalmología y medicina interna están al completo y que especialidades con problemas como cardiología y otorrinolaringología cuentan con dos especialistas cada una. Además, el mes que viene se sumará un urólogo a la plantilla, “aunque es insuficiente, puesto que para operar derivarán a Avilés”, matiza Villanueva, que recuerda que el objetivo del movimiento es lograr que el hospital funcione al cien por ciento.

Compartir el artículo

stats