Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El arte de As Quintas con ojos de niño

“Es importante que aprendan a visitar una exposición y a respetar las obras”, dice Herminio en una visita guiada a escolares

Zarcero, mostrando a los niños la estructura de madera de Manzano. | T. C.

La exposición que el artista Adolfo Manzano ofrece estos días en el espacio cultural As Quintas sorprende a cualquiera que pone un pie en la pequeña sala de La Caridad, mucho más, si el público es menudo. Para los niños de 5 años del colegio franquino Jesús Álvarez Valdés la imponente estructura de madera de castaño preparada por Manzano en “Evoluciones y requexos” se parece a un barco, a una casa y hasta a un árbol. “Ahora que sabemos la cantidad de cosas que puede ser, vamos a verlo”, invitó la concejala de Cultura, Victoria Zarcero, al inicio de la visita para escolares programada ayer y que se enmarca en un plan para acercar el arte que se exhibe en El Franco a los más pequeños.

“Es una iniciativa muy guapa. Es importante que se acerquen al arte, aprendan a visitar una exposición y a respetar las obras. Estoy seguro de que les va a transmitir muchas cosas”, señaló el escultor franquino Herminio al inicio de la actividad. Él, que es el alma de la sala expositiva As Quintas, explica que cuando nació el proyecto, hace más de una década, siempre tuvo claro que los colegios debían estar presentes. De hecho, su sueño es que cada niño franquino tenga un bloc de dibujo reservado para sus visitas a la sala y poder hacer algún día una exposición con sus trabajos.

“Me haría una ilusión tremenda”, añade el artista que ayer, junto al secretario de la asociación Amigas y amigos de As Quintas, Ángel Pérez, dio la bienvenida a los escolares y les subrayó la importancia de acercarse al arte con sumo respeto. “No se debe tocar y hay que mantener siempre una distancia. Me gustaría mucho que los niños de La Caridad fueran un ejemplo y que estuvieran acostumbrados a ver un cuadro”, apuntó Herminio, mientras Zarcero los animaba a mirar, observar y opinar, sin tocar porque “las obras de arte hay que cuidarlas”.

Después de asombrarse con la escultura de madera que ocupa prácticamente toda la sala principal de As Quintas, los pequeños se detuvieron ante el gran mural de pequeños cuadros que luce en la pared principal. Descubrieron nieve, árboles, una calavera... y no dejaron de hacer preguntas.

Herminio explica la pieza “El contenedor de la memoria”.

Herminio explica la pieza “El contenedor de la memoria”.

Herminio aprovechó la ocasión para explicarles que cuando era pequeño no tenía cuadernos para plasmar sus inquietudes artísticas, así que hacía lo propio en los azulejos de la cocina. “Cuando mis padres se iban a la cama, yo me quedaba con un lápiz y hacía mis paisajes allí. Empecé así porque lo que más me gustaba era dibujar, pero no tuve oportunidad hasta que pasaron muchos años. Ahora trabajo con imanes”, narró el franquino. Al pasar a la sala pequeña de As Quintas los pequeños se sentaron haciendo una larga fila, una imagen que emocionó a Herminio: “Esta es la mejor exposición de As Quintas, sois una parte muy importante y esta visita formará parte de la historia de la sala”. Les invitó el franquino a acercarse al arte con ojos críticos y les contó una de sus últimas aventuras con su nieta Marta. “Vino a verme a mi estudio y le pregunté si le gustaba una obra y me dijo que no. Eso me gustó mucho porque hay que tener criterio”, añadió.

El periplo de los pequeños continuó en los jardines del espacio cultural, donde lucen varias obras de especial significado. Es el caso de “El contenedor de la memoria”, rescatado por Herminio tras el terrible incendio de La Caridad, de 2015. También se pararon en la obra de Herminio, donde descubrieron que puede parecer muchas cosas según cómo la mires. Por último se detuvieron en la veleta de homenaje a Martín Chirino que para el escultor franquino es una “de las grandes cosas” que se hicieron en As Quintas. Confía Herminio y su equipo en que sean muchos más los niños que repitan este itinerario y tienden los brazos a los colegios de la comarca para que la semilla del arte germine en los escolares.

Compartir el artículo

stats