Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El geógrafo Javier López destaca el potencial de Luarca para ser geoparque

“La declaración de la Unesco genera condiciones para la creación de empleo”, dice el experto

Javier López Caballero, durante la ponencia que ofreció en Luarca. | Reproducción de Demelsa Álvarez

La plataforma ciudadana “Más Luarca Valdés” continúa trabajando en su objetivo de conseguir que Luarca logre el reconocimiento de geoparque de la Unesco, una declaración que parte de la existencia de un patrimonio geológico destacado, que en el caso de la localidad serían sus pizarras. Pero también necesita algo más que contar con un elemento geológico singular para convertirse en geoparque y debe trabajar en la puesta en marcha de iniciativas de geoconservación, educación, divulgación y en la creación de un proyecto de desarrollo socioeconómico y cultural local basado en el patrimonio geológico. Para acercar un poco más lo que significa ser un geoparque a los vecinos, el colectivo organizó una ponencia que impartió el geógrafo y subdirector del Geoparque de Villuercas-Ibores-Jara (Extremadura), Javier López Caballero, quien habló desde la experiencia de contar con esa declaración desde hace una década.

“Hay que dejar claro que es un proceso de desarrollo a medio plazo y no soluciona los problemas de demografía o desempleo que son estructurales, pero sí que viene a mejorar las condiciones para poder generar empleo”, expuso Javier López sobre lo que supone para un territorio ser un geoparque. En el caso del extremeño asegura que ha servido para ir creando negocios, además de para que las Administraciones realicen inversiones concretas para ir cumpliendo con los objetivos que marca el plan que conlleva esta declaración.

“La asociación de empresarios del geoparque comenzó con 22 miembros y ahora son 82, tenemos 10 centros de interpretación repartidos por el territorio y generan directamente más de 15 empleos, que para una zona rural como la nuestra es importante. Además, también se ha implicado el sector agroalimentario, que ve como venden mejor si sus productos están dentro del geoparque”, describe López.

Un impulso para una zona rural que cree que Luarca puede alcanzar al contar con un elemento “muy potente”, como son sus pizarras, que son estudiadas por investigadores de universidades de España y también de otros países, como el geólogo inglés Ernest Rutter, de la Universidad de Manchester. Pero también ve mucho potencial en la zona al contar con el legado de científicos como Severo Ochoa y Margarita Salas, la existencia del Parque de la Vida o los trabajos que se están realizando en los castros, ya que todo ello entraría dentro de lo que tiene que ofrecer un geoparque, que más allá de conservar y promocionar los elementos geológicos también debe apostar por “un turismo sostenible aprovechando todos los recursos del territorio, no solo los geológicos, también los culturales, artísticos, históricos”, apunta Javier López.

Por ello, el subdirector del Geoparque de Villuercas-Ibores-Jara anima a Luarca a comportarse ya como si contase con la declaración y sumarse por ejemplo a la organización de la Semana Geoparque, que se celebra entre mayo y junio en todos los lugares con esta denominación y en la que se organizan actividades educativas, científicas y divulgativas.

Además, recalca que conseguir este reconocimiento de la Unesco no conlleva la implantación de figuras legales que limiten el uso del espacio e insiste en que para lograrlo debe existir implicación tanto de la parte pública como de la iniciativa privada.

Compartir el artículo

stats