Los trabajadores de Astilleros Gondán han vuelto a hacer su ya tradicional donación de fin de año, en la que se apuesta por colaborar con entidades implicadas con el territorio y que desarrollan una destacada labor social. Este año se ha batido un récord de recaudación, con un total de 5.430 euros que se han destinado a cuatro causas sociales.

Por un lado, se han donado 1.400 euros a las entidades Fraternidad y Fundación Edes, que trabajan desde Tapia para ofrecer servicios a las personas con discapacidad de toda la comarca. Otros 1.400 euros se han donado a la asociación de familias de niños con cáncer de Asturias, Galbán, que cuenta con actividad y representación en la comarca occidental. Los 1.230 euros restantes se han dedicado a la compra de productos para el Banco de Alimentos de Castropol que se repartirán entre las familias más necesitadas del concejo.

El presidente del comité de empresa, Diego Fernández, explica que en la iniciativa participan trabajadores de todas las empresas del grupo Gondán y que la propia empresa suele aportar una cifra igual a la mitad del montante recaudado. “Es una ayuda que, si podemos, seguiremos dando cada año para ayudar a la gente que lo necesita”, añade.