La campaña de percebe de la Navidad es una de las mejores de los últimos años, según los mariscadores que venden el producto en la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora del Rosario de Luarca. Solo en diciembre, esta lonja subastó casi 5.000 kilos. El precio medio del kilo del preciado crustáceo alcanzó los 60 euros y por la misma cantidad de este tipo de marisco se pagaron de máxima 265 euros el pasado 22 de diciembre.

Si se comparan los datos con el mismo mes de 2020, se aprecia más venta y mejores precios: aquel diciembre se subastaron en la misma lonja casi 3.300 kilos. El precio medio fue de 55 euros y el máximo 240 euros.

Los mariscadores aseguran que este mes fue, por tanto, “bueno” para la costera por la cantidad de percebe se que pudo capturar y por el ritmo del mercado, que aceptó precios más altos de los esperados. El joven luarqués Alfonso Álvarez, del plan de explotación de Luarca, opina que la campaña “va bien” por un conjunto de factores, entre ellos la buena meteorología. Estos días, por ejemplo, la temperatura del agua permite faenar más tiempo, pese a que las mareas de las navidades fueron “muertas”, como se dice en el argot marinero, es decir, no bajaron mucho, lo que impidió acceder a algunas piedras donde se cría el percebe de calidad.

Samuel González, del plan de explotación de Luarca, también opina que, con todo, no está viviendo una mala campaña de ventas. En general, el valor del kilo de percebe “se mantuvo alto” durante todo el mes de diciembre y las condiciones del mar dejaron trabajar durante el periodo más importante, el que empezó el pasado 20 de diciembre, justo antes del día de Navidad. Eso sí, los perceberos apreciaron que las compras se contuvieron después del día 25 de diciembre por el freno que supuso la cancelación de actividades de ocio a raíz de la pandemia.

El furtivismo sigue siendo “el mal mayor” del sector, según el mariscador del plan de explotación de Avilés-La Arena Roberto Herrero. “En la piedra de La Deva, por ejemplo, no quedó nada y esto no puede pasar”, destaca Herrero, quien pide más vigilancia por parte del Principado. “Vas con un kilo de más y te multan con 1.000 euro, pero un furtivo, por sentencia, solo paga 3.000 euros de sanción”, critica.

Atajar el furtivismo

El mariscador José Ángel Santiago, del mismo plan de explotación, opina que en lo que va de año la campaña está resultando exitosa si bien cree que, como su compañero de profesión, “es cada vez más importante” contar con medios para atajar el furtivismo.

Desde que empezó la campaña el pasado octubre, en Luarca se subastaron casi 8.500 kilos a un precio medio de 42 euros. Por esta cantidad la Cofradía Nuestra Señora del Rosario de Luarca facturó 410.000 euros, según los datos facilitados por la entidad pesquera a este diario. En el mismo periodo de la campaña pasada se vendieron en la lonja luarquesa 6.100 kilos de percebe por los que se facturaron 150.000 euros menos que en los últimos tres meses de 2020.

En la cofradía de Luarca son los propios mariscadores los que deciden qué días son hábiles desde la pasada campaña. Una fórmula experimental que permite mejor organización y obtener más beneficios, según el patrón mayor, Manuel Jesús Iglesias.

El Principado regula el cupo máximo de percebes que se puede extraer por día y el número de mariscadores. En el Plan de Tapia y Figueras hay 24, en el plan de Viavélez 10; en el plan de Ortiguera 13; en el plan de Puerto de Vega 17; en el plan de Luarca 40; en el plan de Cudillero y Oviñana 55; en el plan de San Juan de La Arena y Avilés, 24; y en el plan de Cabo Peñas, (Bañugues y Luanco), 39. La Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de La Atalaya de Puerto de Vega, otra de las lonjas que son referente para la compra y venta de percebe de la costa norte de España, no pudo facilitar ayer a este diario los datos de la campaña navideña. La campaña del percebe se alarga hasta el próximo 30 de abril.