Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón recoge el lamento ganadero y el rechazo a los eólicos en su tour por los Oscos

“Escuchamos al territorio”, dice el Presidente, cuya visita coincidió con el anuncio de que Santa Eulalia deniega el plan para implantar aerogeneradores

Adrián Barbón, Pedro Álvarez, José Antonio Álvarez Castrillón y Ana Cárcaba, en el palacio de Mon. | A. Á.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, recorrió ayer los tres concejos de los Oscos para conocer de primera mano los problemas reales del territorio, más allá, señaló, de lo que dicen “los papeles”. En sus más de ocho horas por San Martín, Santa Eulalia y Villanueva de Oscos disfrutó de sus recursos patrimoniales y turísticos, pero también palpó el malestar vecinal en dos asuntos candentes: la preocupación por la veintena de parques eólicos que se tramitan para la comarca Oscos-Eo y la difícil situación del sector ganadero, acorralado por la burocracia y los problemas derivados de la gestión de la fauna salvaje.

Barbón, en compañía de la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, comenzó su itinerario en San Martín de Oscos . Allí se reunió con un grupo de ganaderos, que le mostró su compleja situación. “La reunión fue muy productiva”, resumió la ganadera Arancha Freije, quien subrayó como principales problemas la actual gestión del lobo y la necesidad de que se constituya el coto de caza para frenar los daños del jabalí. Sobre el lobo, Barbón fue firme y volvió a expresar su diferencia con el gobierno central: “Nosotros hemos impugnado y denunciado la resolución del gobierno de España y lo que queremos es que se nos deje aplicar nuestro plan del lobo con seguridad jurídica”.

El alcalde santallés, Víctor Lorido, cobija a Barbón de la lluvia mientras pasan junto a una pancarta contra los eólicos. | T. Cascudo

El líder regional anunció un acuerdo con el Estado que les permitirá tramitar de manera conjunta la ayuda para la PAC con la incorporación al sector en el caso de nuevos ganaderos. De esta manera, añadió, se agilizará “la tramitación administrativa, que muchas veces es compleja y perjudica a los ganaderos”. Lo sabe bien Dorita Villamea, que hace diez años dejó su trabajo para incorporarse junto a su marido al sector ganadero. “Ahora mismo sobrevivo y no recomiendo esto a nadie”, lamenta esta mujer.

“Estamos produciendo a pérdidas. Con las políticas PAC necesitamos disponer de hectáreas para que esto sea rentable y en un concejo pequeño no las hay”, añade, a su lado, Arancha Freije. Ambas lamentan además las trabas burocráticas: “No es lo mismo una explotación aquí que en Grado”.

Nada más llegar a la capital de Santa Eulalia de Oscos, una pancarta recuerda el otro asunto que preocupa, y mucho, en la zona. “Stop eólicos. Por un rural vivo”, reza el eslogan popularizado por el colectivo Xente de Oscos-Eo, que canaliza la oposición vecinal a los planes eólicos para el territorio. El sector turístico del concejo santallés se opone a la “masificación eólica” prevista, con una veintena de parques en trámites que contemplan alrededor de cien aeorogeneradores más para la comarca. Así se lo trasladaron a Barbón, en un encuentro celebrado en el salón de plenos.

El alcalde de San Martín, Pedro Álvarez, Barbón y Cárcaba, en la reunión con ganaderos celebrada en el salón de plenos municipal. | T. Cascudo

Minutos antes de esta reunión, el alcalde santallés, Víctor Lorido, anunció un acuerdo unánime de la corporación local (el PSOE gobierna sin oposición en el concejo) para denegar el plan especial que necesita Acciona para implantar el primer eólico en el concejo. Lleva por nombre “Santalla” e incluye tres torres en Santa Eulalia y una más en Villanueva. En suelo santallés afectaría especialmente al núcleo de Pousadoiro, con casas a unos quinientos metros de una de las torres. “Tomamos esta decisión recogiendo el sentir generalizado del pueblo”, señala el edil Franciso López.

Cuando se construyeron los primeros eólicos de Oscos-Eo, hace más de una década, Santa Eulalia mantuvo una postura muy crítica y se opuso a la construcción de parques. De ello sabe el exalcalde Antonio Riveras, que ayer participó en la reunión con Barbón en calidad de empresario turístico. Le pidió prestar más atención al impacto socioeconómico que los eólicos pueden causar en el territorio, donde el turismo se asienta en la pureza del paisaje: “Mucho se analizan los impactos en la flora y la fauna, pero no sobre la primera especie en peligro de extinción en el territorio, que es la humana”.

La comitiva, durante la visita al monasterio de Villanueva de Oscos. | T. C.

Preguntado por el asunto eólico, el presidente asturiano expresó su intención de escuchar al territorio y de actuar con un “criterio garantista”. Y zanjó: “En algunos casos ya se han denegado proposiciones y tramitaciones. Nosotros siempre escuchamos al territorio”.

El sector turísitico también pidió una solución para el mazo de Mazonovo, pues las dificultades para determinar la propiedad impiden regularizar la situación de este mazo en activo.

Barbón cerró su ruta en Villanueva y hoy, viernes, estará en Taramundi, donde se celebrará la reunión del Consejo de Gobierno.

La apretada agenda del Presidente: diez visitas repartidas en tres concejos


Tenía el presidente un difícil reto en los Oscos: cumplir una apretada agenda con nada menos que diez visitas programadas y distribuidas por los tres concejos de los Oscos a lo largo de unas ocho horas entre la mañana y la tarde. Con todo, y pese a la jornada lluviosa que ralentizó la circulación por las sinuosas carreteras de la zona, se cumplió el itinerario previsto sin grandes retrasos. Empezó a las diez y media de la mañana en el ayuntamiento de San Martín. De una a cuatro de la tarde estuvo en Santalla y, media hora más tarde, comenzó su periplo por Villanueva de Oscos, que cerró con una visita a la residencia de mayores. Hubo tiempo para conocer las dos joyas arquitectónicas que del territorio, de la mano del cronista oficial de los Oscos, José Antonio Álvarez Castrillón. “Tenemos que buscar la manera de sostenerlos y mantenerlos para que sean un revulsivo turístico”, dijo sobre ambos inmuebles, que llevan décadas esperando una rehabilitación integral. Barbón recordó que para el monasterio de Villanueva habrá pronto buenas noticias, ya que se van a invertir casi 800.000 euros de fondos europeos para la rehabilitación de su cubierta. Además, se comprometió a seguir buscando otras líneas de ayuda que permitan ir acometiendo más mejoras. “La pandemia permitió visualizar Asturias como un lugar atractivo desde el punto de vista turístico y los Oscos son un espacio de primer nivel”, subrayó Barbón, que ofreció apoyo al sector.

Compartir el artículo

stats