Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Impulso al banco de vivienda para fijar población en la comarca

La Fundación Edes lidera el proyecto “Volver al pueblo” en el Noroccidente y busca inmuebles en alquiler, los de más demanda

Verónica Bermúdez, en las instalaciones de la Fundación Edes, con el mapa de recursos disponibles. | T. Cascudo

La Fundación Edes, que gestiona en el Noroccidente el proyecto “Volver al pueblo”, quiere relanzar el banco de inmuebles y propiedades disponibles para las personas interesadas en asentarse en la comarca. En la actualidad suman cuarenta y nueve recursos, la mayoría espacios municipales, pero quieren poner el foco en las viviendas particulares en alquiler por ser “lo más demandado”. “Queremos llegar a la propiedad particular, dejando claro que no somos una inmobiliaria, solo hacemos de escaparate para facilitar el asentamiento de nuevos vecinos. Tratamos de dar difusión y visibilidad a ese recurso disponible, desde una nave a una finca o una casa”, explica la boalesa Verónica Bermúdez, que ejerce desde hace unas semanas de facilitadora rural.

Ella es la encargada de dar el impulso definitivo a esta iniciativa promovida a nivel nacional por la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (Coceder). En Asturias, está liderada por El Prial, que se ocupa de la zona del Oriente, y por la Fundación Edes, más conocida por su labor de atención a las personas con discapacidad. La entidad tapiega se adhirió al proyecto en 2018 y en este tiempo han prestado atención a 974 personas, pero, dada la alta demanda, no han podido hacer un seguimiento de qué casos han fructificado con un asentamiento en la zona.

“Queremos llegar a la propiedad particular para facilitar la vuelta de vecinos”, dice la responsable

decoration

La labor de Bermúdez, conocida también por su labor al frente de la asociación Forum Boal 3000, es no solo ampliar al máximo posible el banco de recursos, sino también ofrecer una atención personalizada a cada petición de ayuda, hacer una labor de acompañamiento y un seguimiento de los casos.

“Se hicieron muchos contactos pero no fue posible hacer un seguimiento debido a la falta de recursos disponibles para este programa, así que sabemos que ha llegado gente pero no en qué medida gracias a este plan”, explica.

Por poner un ejemplo práctico, a una pareja que tiene experiencia en el sector hostelero y quiere instalarse en la zona y desarrollar un proyecto habría que mostrarle qué equipamientos se están traspasando y podrían encajarles. “Para eso tenemos que saber a ciencia cierta qué recursos hay disponibles”, matiza.

Pero el trabajo desarrollado desde Fundación Edes irá más allá de la atención de la demanda, también se está iniciando una ronda de contactos con los agentes sociales del territorio, para activar la relación con aquellos que ya forman parte de la iniciativa y para animar a otros a sumarse. Hasta ahora han firmado convenios de colaboración con trece entidades.

Por otro lado, quieren trabajar con los propios vecinos para sensibilizar sobre la importancia del asentamiento de personas en el medio rural. En este sentido, la idea es contar en cada concejo con agentes colaboradores que presten ayuda para facilitar el asentamiento.

“La figura de los enlaces en el territorio es muy importante y ayuda al éxito de la acogida. En Boal hay un grupo de personas ya participando y queremos que ese modelo se extienda a todo el territorio”, señala Bermúdez, que deja claro que el proyecto está abierto a todo aquel que quiera sumar esfuerzos por el futuro de la comarca.

Compartir el artículo

stats