Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La procesión del Nazareno emociona en Luarca: “Es impresionante y muy bonita”

La talla valdesana regresó ayer a la capilla de La Atalaya acompañada por cientos de fieles | Villanueva de Oscos recuperó su espectacular vía crucis

8

La procesión del Nazareno emociona en Luarca: estas son las imágenes de una cita que llenó las calles

Dice el párroco valdesano Emilio Menéndez que la procesión del Buen Jesús Nazareno es sencillamente “impresionante” porque “una sola imagen lo llena todo”. Y ayer volvió a hacerlo, no solo llenó las calles de Luarca, sino que emocionó a los cientos de devotos que aguardaron durante dos años para recuperar la procesión más esperada de la Semana Santa de Luarca.

“El Nazareno representa la esencia de la fe de Luarca y hay una devoción muy arraigada. Es una figura, no solo señera sino que recoge una tradición que da sentido a la identidad de Valdés”, señala el cura, que preside la Cofradía de la Real Hermandad del Buen Jesús Nazareno. Dice que es un cargo que ostenta con “orgullo y honor por lo que representa” y pone de manifiesto que esta procesión es de las más antiguas y numerosas de Asturias.

El Nazareno emprendió ayer el camino de regreso a la capilla de La Atalaya, de donde salió el pasado día 5 dando inicio a las festividades. Recorrió en unas dos horas los 1.450 metros que separan la iglesia de la capilla, porteado por dieciséis personas. Los metros los contó por gusto el Hermano Mayor, Ignacio Méndez, para quien esta procesión es “muy bonita” y muy seguida. “Hay una fe muy arraigada, el pueblo lo siente mucho”, señaló Méndez, quien reconoce que el Jueves Santo es siempre “el día de más nervios” para la Hermandad.

La talla estrenó este año un manto que había sido donado hace años por una persona anónima. Se trata de un traje “hermosísimo”, en palabras del párroco, que fue confeccionado en un taller sevillano y que ayer lució como nunca.

Nuevo en la procesión es Daniel Santos, director de la banda de música La Lira, que pone la música en las procesiones valdesanas. Ayer escoltaron al Nazareno, al que honraron con una marcha especialmente compuesta para la ocasión por el propio Santos. Se presentó el lunes y gustó “muchísimo” y ayer resonó por el centró luarqués.

El Cristo de los Oscos, que representó Víctor Frechilla, en un momento del vía crucis de Villanueva. | R. T. C.

Horas antes de la procesión del Nazareno tuvo lugar otro de los eventos especiales de la Semana Santa del Occidente, se trata del via crucis viviente de Villanueva de Oscos. Los vecinos representan, desde hace diecinueve años, la pasión y muerte de Cristo según San Marcos en el espectacular entorno del monasterio de Santa María. Tras dos años en blanco, ayer se repitió esta representación, que cada año atrae a más visitantes.

El consistorio promueve esta cita, Fiesta de Interés Turístico Regional, en la que participan alrededor de 120 personas llegadas desde diferentes puntos de la comarca Oscos-Eo. “La gente tenía ganas de volver”, señaló el regidor, Abel Lastra, quien destaca la implicación vecinal. “Algunas personas por problemas de salud o por cuestiones laborales no podían seguir, pero se encontró sustituto rápidamente. Es hablar con alguien y se apunta a la primera. De momento no hay problema para encontrar relevo”, cuenta. A juicio de Lastra el via crucis supone un día “bueno para Villanueva en todos los aspectos”. No en vano, no solo es promoción para la localidad, sino que permite al vecindario hacer piña.

Compartir el artículo

stats