Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dolor “terrible” en Tineo por la muerte del niño accidentado: “Estamos todos abatidos”

El pueblo se vuelca con la familia y se preocupa por el abuelo, que conducía la carretilla siniestrada | Despedida al menor en la intimidad

Localidad de Anzas, en Tineo. S. Arias

Los vecinos Anzas, en Tineo, están sumidos en la tristeza. El fallecimiento el pasado domingo del pequeño L. A. G., de año y medio, tras el golpe en la cabeza que sufrió debido al vuelco, el sábado, de la carretilla de brazo telescópico en la que iba con su abuelo, ha dejado un profundo pesar en el pueblo, en la parroquia de Bustiello y en todo el concejo tinetense, donde la familia paterna del niño, de “Casa Porcilo”, es muy conocida y apreciada. Un fatal y trágico desenlace que ha tenido también repercusión en el mundo ganadero asturiano ya que la explotación familiar, de mismo nombre, es conocida dentro y fuera de la región por sus modernos sistemas de producción y la calidad de sus reses en los certámenes.

“Es algo que no se puede sustituir de ninguna manera porque si se te quema la casa, la puedes reconstruir, pero una vida no se recupera”, comentó este lunes un vecino de Anzas, quien se mostró muy preocupado por el abuelo del pequeño, con quien iba en el vehículo en el momento del fatal accidente. “No sé cómo va a estar ese hombre”, dijo pensativo. “Es terrible”, apostilló. Por su parte, otra vecina del pueblo reconoció que en la parroquia están todos “abatidos por la pérdida de la criatura”, a la que veían cuando visitaba la casa familiar paterna, pues el pequeño vivía con sus padres en La Corredoria, en Oviedo, donde su madre es docente en un centro educativo. Su padre es trabajador de la Sociedad de Servicios Agropecuarios (ASA), del grupo de Central Lechera Asturias.

El terrible suceso ocurrió en la tarde del pasado sábado. El pequeño y su abuelo iban por uno de los viales del pueblo en el vehículo de carga que, por causas desconocidas, se salió de la vía volcando varias veces. Fruto del impacto, el niño sufrió un traumatismo en la cabeza.

Rápidamente, la familia alertó al Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), llegando hasta el lugar una patrulla de la Guardia Civil y el Servicio de Asistencia Médica de Urgencias (SAMU) de la zona de Tineo que, ante la gravedad de la situación del menor, requirió la presencia del helicóptero del 112 para poder trasladar al menor al hospital.

La llamada se realizó a las 19.31 horas y la aeronave despegó de la base de La Morgal, en Llanera, tres minutos después. Una vez en el terreno, el equipo sanitario atendió durante una dramática hora al menor, que presentaba un fuerte traumatismo craneoencefálico y tuvo que ser intubado en el lugar. Una vez recibida la primera atención médica, el pequeño fue evacuado en el helicóptero al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde aterrizaron poco antes de las diez de la noche. También el abuelo tuvo que ser atendido debido a una crisis de ansiedad y por las heridas menores que presentaba, siendo ingresado en el hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea.

El menor quedó en la UCI pediátrica del complejo ovetense y, aunque los médicos hicieron todo lo posible por salvar su vida, no pudieron evitar el fallecimiento del niño en la jornada del pasado domingo, que deja rotos a todos los que conocen a una familia que despidió al pequeño en la tarde de este lunes “en la más estricta intimidad”, apuntó una vecina de Sabadel de Troncedo, localidad cercana a Anzas, quien rogó “espacio y respeto” para la familia en estos duros momentos.

También en Anzas piden “dejar a la familia tranquila”, señala una mujer, que recuerda al pequeño en sus visitas al pueblo disfrutando del entorno natural. Era un niño “como todos los nenos”, añade la vecina. Y su pérdida ha hecho que todos los habitantes de la parroquia de Bustiello se vuelquen con la familia en todo aquello que puedan necesitar. “Es lo peor que puede pasar, pero los padres aún pueden tener más hijos si quieren, pero el abuelo... Para ese hombre se acabó”, resumía una vecina de la vecina localidad de Campiello, donde también estaban “consternados”.

La triste noticia del fallecimiento del pequeño ovetense en Anzas ha tenido un gran impacto en la sociedad asturiana que, este lunes, reflejó el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, con un mensaje público con el que trasladó su pésame a la familia: “Terrible. Lo siento muchísimo. Para toda la familia del niño, mi cariño y mi apoyo. Una pena inmensa ante tanto dolor”, escribió el presidente. Pese a la rapidez de la intervención de emergencias, el pequeño pereció el pasado domingo dejando un vacío inmenso en Tineo.

Compartir el artículo

stats