Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro, comunicación y escuela

Vegadeo analiza el impacto económico del oso: “Genera muchas oportunidades”

El instituto abordó la importancia de preservar el hábitat del plantígrado, característica que hace única a Asturias, “referencia para otros lugares”

Por la izquierda, Luis Felipe Fernández, Nicanor Fernández, María Jesús Millares y José Tuñón, en Vegadeo. | | A. M. S.

El oso cantábrico estuvo ayer más presente que nunca en el Instituto de Educación Secundaria de Vegadeo, donde gracias al proyecto Foro Comunicación y Escuela un grupo de alumnos se acercó al comportamiento de esta especie en peligro de extinción. En la ponencia participó el presidente de la Fundación Oso de Asturias, Nicanor Fernández, quien destacó la importancia de los osos para Asturias, a la que aportan “riqueza” ambiental y también desarrollo económico. “El mundo de este animal se relaciona con una gran calidad de vida y en Asturias es relevante porque, además, ofrece a concejos rurales con pocas posibilidades un plus y todo ello tiene un impacto en la vida real de los habitantes”, dijo.

Los estudiantes pudieron preguntar sus dudas no solo a Fernández, también al director de la misma fundación, José Tuñón, quien ahondó más en el comportamiento de la especie y en la singularidad de Asturias, región donde se estudia y se cuida al plantígrado, siendo referencia para otros lugares.

En 1980 había aproximadamente en la región 80 ejemplares y hoy se estima que viven más de 350, según Tuñón. Y todo ello gracias a los vecinos que conviven con estos animales en concejos oseros, a las administraciones, a la labor de organizaciones como la Fundación Oso de Asturias y a la Guardia Civil. El director de la Fundación contó que es difícil ver un oso pero también dijo que es una experiencia “única” y que “emociona”. José Tuñón recalcó que no es habitual disfrutar del directo de un ejemplar y que, en caso de curiosidad, siempre será mejor contratar a una empresa especialista en avistamientos.

Durante la charla, se proyectó un vídeo donde se podía apreciar a un oso en movimiento: se grabó a 600 metros distancia, “tratando siempre de no llegar a su entorno, porque si están donde están, en estos parajes, es porque no les hemos dejado otros”, contó.

El instituto también estrenó una exposición sobre este animal de la fauna salvaje asturiana.

Compartir el artículo

stats