Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiesta de interés turístico regional

«A cantar ya bellar» con l’Amuravela

El sermón a San Pedro en Cudillero regresa irreverente ante la multitud, con zascas a Juan Carlos I y Putin, y un homenaje a las mujeres «que siampri tuviarun el mandu»

35

Cudillero se llena por el pregón de l'Amuravela, que invitó a "cantar ya bellar hasta quedanus sin fualgu" María Fuentes/Ana M. Serrano

Llenazo este miércoles 29 de junio, festividad de San Pedro, en la villa de Cudillero para ver y escuchar l’Amuravela, una especie de sermón laico que después de dos años «raros» se ha podido por fin celebrar sin restricciones. Así las cosas, decenas de personas se congregaron en La Ribera para no perder detalle. Todas ellas escucharon atentas y en silencio las palabras de Cesáreo Marqués, recitador de un relato en pixueto (dialecto de los pescadores) cuyo fin es dar cuenta a San Pedro, cuya imagen estuvo allí presente, de lo que ha pasado en el último año.

A mediodía sonaron las campanas para anunciar la fiesta más pixueta. Se celebró la misa y llegó la procesión a la plaza. Hasta once santos, incluido San Pedro, se pudieron ver en el abarrotado espacio bajo el famoso y bonito anfiteatro pixueto. En La Ribera, en el centro, la lancha sobordada, desde donde se recita desde tiempo pretérito l’Amuravela.

En popa y al timón, Cesáreo Marqués –apoyado por el apuntador Víctor Carbajal– empezó como siempre: «En el nombri de Jesús / y la Virgin Soberana...». Se hizo el silencio, pero no tardaron en llegar los aplausos, porque si por algo «peca» este sermón es por ser divertido. Veintiún veces interrumpió el público el relato a San Pedro para dar palmas y reír. Una de las primeras cosas que hizo Marqués fue animar a los asistentes («hemus cantar ya bellar / hasta quedanus sin fualgu») y poner en aviso a San Pedro: «Apaga el móvil, nun ti teanispiandu / que sigún teu intindiu / el ‘Pegasus’ vola altu / ya nunca vas a saber / quian lu vian utilizando». 

En el repaso de la actualidad cercana no faltó alusión a la pesca por ser Cudillero villa pesquera por excelencia e historia. Recordó Marqués a los fallecidos en el mar del último año: la muerte natural de Fidel Álvarez Garaot, de Oviñana, en plena costera del bonito, y el naufragio del «Terranova». Y_también tuvo palabras para la campaña de la xarda por ser una vez más conflictiva: «Pru ya sabis, Patrón / lus derechus pa lus vascus, / ¡you nun sei comu si arreglan / que siampri salin ganandu!».

Recordó la pandemia, el volcán de la Palma, además de las «folas de calor cuando tábamus n’inarnu» y las «enundacionis por agua en plenu vranu». «Ya cuando nus paicía / que todu iba calmandu / vei Putin invadi Ucrania / ¡ya outra vez nus la liarun!». El sermón despidió al párroco de Cudillero, José Pérez Barcia (quien recibió a título póstumo la placa «San Pedro» de la cofradía), Tico Medina y José Luis Balbín, fallecidos este año.

En poco más de media hora, Cesáreo Marqués pudo contar en pixueto o pixuato, entre otros asuntos, su impresión sobre la vuelta del Rey Emérito. «El que quiría golver / a comer turrón, Miou Santu / ¡el Eméritu! que tá / en el Golfu de distiarru, / ¿nunsabi que n’estas fechas / lus que vianin son lus Magus?». El divorcio de Iñaki Urdangarín y la Infanta Cristina fue otro caso con mención. «La propia d’él, Tú ya sabis, a Cristina mi rifiaru / dixunun sabía nada / cuando si lu priguntarun / qu’ eran cousas del sou homi / lu mesmu que colus cuartus». Solo paró Marqués para beber tres «gotinos» y cuando se perdió en los versos dedicados a la Asociación «Amigos de Cudillero» y los galardones que recibió el colectivo en el último año, como el premio «Asturiano del mes» de LA NUEVA ESPAÑA. Con una sonrisa, el apoyo de Víctor Carbajal y la complicidad del público, volvió a recitar y dedicó a las mujeres varios versos «El mundu yá de las femas / siampri tuviarun el mandu». Más tarde, muchos móviles se fueron al alto para grabar la despedida: «¡Amura vela / Isa vela / Fuego a babor / fuego a estribor / Viva San Pedro!». 

Compartir el artículo

stats