La Asociación por la Reindustrialización del Occidente de Asturias (IDOA) lamenta el cierre de un conocido chiringuito costero en Tapia de Casariego. «Debido al parecer a trámites administrativos, cinco personas se han quedado sin su trabajo este verano y una familia, gerente del local, se ha quedado sin sus ingresos anuales», sostienen. El colectivo señala que se trata de un establecimiento con más de treinta años de actividad y que es «un referente» tanto para los veraneantes como para la gente que habita en la zona, informa S. A.