Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo Museo del Calamar Gigante de Luarca convence hasta a los niños: "Está muy guay"

El equipamiento, "emblema cultural y tractor turístico", abre en otra ubicación tras la destrucción de la antigua sede por un temporal en 2014

7

EN IMÉGENES: Así es el nuevo Museo del Calamar Gigante de Luarca S. Arias

Valdés vuelve a mostrar el misterioso mundo del kraken. El Museo del Calamar Gigante de Luarca reabrió ayer en otra ubicación, en la calle Nicanor del Campo, después ocho largos años sin el equipamiento debido al temporal marítimo de febrero de 2014, que se llevó por delante las antiguas instalaciones, ubicadas en el puerto. Casi una década después, la villa luarquesa recupera uno de sus principales atractivos turísticos, único en el mundo, con una exposición que cuenta con los seis calamares gigantes y 35 cefalópodos que se salvaron de la galerna, así como peces de profundidad y muestras de huesos de los depredadores de la especie, los cetáceos. Todos ellos cedidos por la Coordinadora para el Estudio de las Especies Marinas (Cepesma) y custodiados por el Ayuntamiento.

Hugo Pérez, en un panel interactivo, junto a su abuelo, Leopoldo Pérez. | S. Arias

En Luarca fue un día de celebración porque la apertura del Museo, "en combinación con otros que ya tenemos como el Jardín de la Fonte Baxa y el Parque de la Vida, creo que le da esa capacidad de competir con una oferta turística muy amplia y muy singular. Este tipo de recursos le aportan un valor añadido muy importante", destacó el alcalde de Valdés, Óscar Pérez. Se trata, en su opinión, de una exposición de divulgación científica que genera "oportunidades para el tejido económico". Por ello, anima al público científico, al escolar y familiar a acudir a la villa marinera para descubrir los secretos del fondo marino.

Toño Venteiro guía a su amigo invidente Raúl Fernández por la muestra. | S. Arias

El visitante podrá conocer la vida de los calamares gigantes a través de un recorrido circular, con luces tenues y el sonido del agua de fondo, para conocer las especies de cefalópodos, entre los que se incluyen pulpos y sepias. También hay un laboratorio sobre la anatomía de estos seres, información sobre su alimentación y crecimiento, una zona dedicada a la curiosa reproducción del calamar y documentación sobre sus depredadores. Asimismo la colección da a conocer la parte más mitológica de la especie y tiene un área de conciencia ambiental donde muestran cómo cuidar los océanos. Todo ello, de manera interactiva con distintas pantallas.

Las nuevas instalaciones del Museo del Calamar Gigante de Luarca han supuesto una inversión de 300.000 euros, cofinanciada por el Consistorio y la Consejería de Cultura, con aportaciones de 220.000 euros y 80.000 euros, respectivamente. A conocer las instalaciones acudió la consejera del área, Berta Piñán, quien celebró la apertura: "Hoy es un día feliz porque son ocho años de batalla, pero esta Corporación lo tenía muy claro desde el principio, quería recuperar este emblema para Luarca, que es un emblema cultural pero también tractor turístico", subrayó. También asistieron el presidente de la Junta General del Principado, Marcelino Marcos Líndez, la vicepresidenta primera del Parlamento asturiano, Celia Fernández, y la diputada Lidia Fernández. Piñán puso énfasis en cómo estos equipamientos culturales "desestacionalizan" el turismo "y en este caso es divulgativo y de experiencias".

En la jornada inaugural de la colección del kraken, asistió ya numeroso público. Muchos apasionados de la especie, como el pequeño luarqués Hugo Pérez Álvarez, muy emocionado con la muestra. "Es muy guay", comentó. También acudió Raúl Fernández Arrizabalaga, seguidor del Cepesma. En su caso, al ser invidente, conoció el museo a través de las manos y el sonido, aunque echó en falta unas audioguías. "Está muy bien, aunque necesito una persona que me describa algunas cosas", apuntó.

A la cita no faltó el presidente del Cepesma, Luis Laria, quien puso de relevancia el esfuerzo del Ayuntamiento "pero no así el del Principado, que ha ninguneado completamente la exposición durante ocho años. Tendría que haber buscado una alternativa. No estuvo a la altura de las necesidades de la zona y del occidente asturiano", criticó.

Compartir el artículo

stats