Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una boda vaqueira histórica en Aristébano

Sonia Areces y Julio Fernández contraen matrimonio, por primera vez en la Vaqueirada, en ceremonia civil: "Siempre quise hacerlo así", dice el novio

56

En imágenes: Así ha sido la histórica boda vaqueira en Aristébano con la presencia de Adrián Barbón Sara Arias

Sonia Areces y Julio Fernández hicieron ayer historia en Aristébano, en Valdés, al contraer matrimonio en una ceremonia civil en la boda vaqueira. Es la primera vez que esta tradición no se hace por el rito religioso en las 67 ediciones del Festival Vaqueiro y los novios, vecinos de La Peral (Tineo), estaban nerviosos y emocionados a su llegada a la braña, que hace límite con el concejo tinetense. "Nunca imaginé que este día sería así", dijo ella feliz mientras le colocaban el velo. Y no fue la única boda del día. Daniel Fernández y Almudena González, casados por el rito vaqueiro en 2011, renovaron sus votos católicos en la misa que ofició el sacerdote, Alejandro Fuentevilla. Dos bodas, una civil y otra religiosa, que protagonizaron el festejo, al que asistió menos público que en años anteriores.

La comitiva partió de Aristébano con el carro tirado por los bueyes y la cama con la dote, animado por los sones y danzas tradicionales. Salió con algo de retraso ya que la novia, entre los nervios y el calor, sufrió un leve mareo que solucionó con un ventilador de mano que no soltó en toda la celebración. Y, llegado el momento del enlace, la emoción brotó en la pareja. Ella, natural de Oviedo, estaba feliz con una sonrisa de oreja a oreja. Él, nacido en Caroyas (Valdés) y vaqueiro por parte de madre, se mostró muy emocionado durante el casorio ya que cumplió uno de sus sueños: "Siempre quise hacerlo así y así salió", dijo escueto por la tensión del momento, conmovido durante toda la ceremonia.

El matrimonio civil de Areces y Fernández fue oficiado por los alcaldes de Tineo y Valdés, José Ramón Feito y Óscar Pérez, respectivamente. Además, la poeta Esther Rubio les dedicó un bonito y sincero poema a los recién casados, que han esperado dos largos años a cuenta de la pandemia para poder darse el sí quiero en la boda vaqueira. Y por poco no se ponen los anillos, ya que problemas para sacarlos del cojín en el que les fueron entregados. "Están bien apretados", comentó Areces mientras trataba de deshacer el lazo muy nerviosa. Una vez casados, se dieron el beso de rigor con el que comienzan su nueva vida como matrimonio.

Antes de la boda vaqueira civil, se celebró una eucaristía con la renovación de los votos matrimoniales de los novios del año 2011, en la que el sacerdote dedicó una homilía en la que habló sobre el amor y las tentaciones en las parejas haciendo una comparación con los chocolates que mantuvo al público muy atento: "Metes la primera onza en la boca y dices, bah, está bueno pero por qué no cogería yo la tableta de chocolate que sé que me gusta". Tras los casorios, se entregaron las distinciones "Vaqueiros Mayores" a Roberto Cernuda y Luisa Ardura, y el reconocimiento de "Vaqueiros de Honor" a Ricardo García Parrondo, presidente de la parroquia rural de Barcia; a Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias; a la catedrática de Medicina Preventiva de la Universidad de Oviedo Adonina Tardón; al presidente de Central Lechera Asturiana, Alberto Álvarez, y a la poeta Esther Díaz. Y, también, se celebró un hermanamiento entre las fiestas de La Regalina, en Valdés, y la Vaqueirada.

El acto estuvo dirigido por el presidente del Consejo Rector de la Vaqueirada, José Luis Rodríguez Bueno, quien destacó el arraigo de los vaqueiros "quienes saben guardar la esencia vaqueira y transmitirla a las generaciones futuras, guardianes de la Asturias rural".

Barbón defiende el compromiso vaqueiro entre pitidos


El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, recibió ayer la distinción de "Vaqueiro de Honor" "con un inmeso honor" bajo los pitos y silbidos de parte del público en la braña de Aristébano (Valdés). "Son ejemplo de lo que significa el compromiso con la tierra", dijo sobre los vaqueiros. La protesta, con la que trataron de impedir su discuso, se produce después de que la Delegación del Gobierno en Asturias prohibiese una movilización del colectivo "Asturias Ganadera". También el PP, con el diputado Álvaro Queipo en el festejo, criticó la presencia de Barbón: "No debería aceptar este reconocimiento cuando ha traicionado al sector primario, en concreto a los ganaderos, abrazándose a los mandatos de Pedro Sánchez. El orgullo se ser asturiano se demuestra defendiendo nuestro medio rural con hechos", indicó el PP.

Compartir el artículo

stats