Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cadavedo recuerda "con pasión" al Padre Galo, el gran estudioso del asturiano occidental

El pueblo natal del clérigo hace una ofrenda floral en su tumba y la Fundación Valdés-Salas lucha por la recuperación de su "revelador" legado

Ofrenda floral en la tumba del Padre Galo, organizada por la Sociedad Popular La Regalina. | A. M. Serrano

El escritor y religioso valdesano Fernán Coronas, más conocido como Padre Galo (1884-1939), fue una "rara avis" de su tiempo, una persona interesada por dar rango normativo a la lengua asturiana cuando incluso los escritores en asturiano de la época veían este idioma como algo "costumbrista, un dialecto" y una forma de expresión "inferior al castellano". Lo cuenta el experto en estudios románicos y filólogo Adrián Martínez, quien hace sus tesis sobre el escritor y, además, forma parte de proyecto "Fernán Coronas" dirigido por la Fundación Valdés-Salas, y cuyos avances se presentaron en la Semana Cultural que la Sociedad La Regalina de Cadavedo dedica al religioso.

El trabajo verá la luz en su totalidad en diciembre de 2023 y tratará de hacer justicia con este creador oriundo de Cadavedo, en Valdés, que pudo publicar poca obra en vida, pero es autor de trabajos "reveladores". El Padre Galo creía que el asturiano que se hablaba en Occidente tenía rango normativo y diferenciaba la lengua de esta parte de Asturias de la central por ser ambas únicas.

Correspondencia entre el Padre Galo y la congregación. | A. M. Serrano

No era filólogo de estudios ni de profesión, pero sus escritos hacen gala de un conocimiento profundo de esa rama del saber. Y para evitar que esta forma de hablar y escribir se perdiera, no solo firmaba sus poemas y otros escritos en lengua asturiana "occidental" sino que también decía misa y se expresaba en su día a día en asturiano "occidental". "Hizo un diccionario estándar y no solo incluyó las palabras asturianas diferentes al castellano, también todos los vocablos que se pronuncian y se escriben de igual manera en uno y otro idioma", cuenta Martínez.

Pese a ser una persona influyente en el ámbito lingüístico, un creador e intelectual como pocos de su época en Asturias, su obra no fue conocida ni publicada en vida. Tal vez el olvido que sufrió el Padre Galo, señala Adrián Martínez, se debe precisamente a sus ideas, transgresoras para los tiempos; y también a que ninguna de sus obras, incluidos sus muchos poemarios, se editaron.

De recuperar su prolija obra, conservarla y darle su espacio en la historia se ocupa ahora la Fundación Valdés-Salas a través del proyecto dedicado al escritor. De momento, Adrián Martínez ha digitalizado 13.000 papeletas manuscritas (como se conoce a las hojas de pequeño tamaño en las que escribía el Padre Galo para ahorrar papel) y se espera llegar a 20.000. A ello se suma el interés de los vecinos del pueblo de origen del Padre Galo por presentar su casa como un museo asturiano con mucho que contar. Una asociación local que reivindica el lugar del escritor en la historia y la recuperación de su legado, se encarga de mantener limpia la instalación.

Una foto del Padre Galo y la cruz de la Congregación de Misioneros Oblatos. | A. M. Serrano

En ella se puede ver, como relatan José Manuel Fernández y Esther Méndez, la cruz de los Oblatos, una sotana original y su mecedora. Gracias a donaciones privadas también se muestran abanicos con poemas escritos de su puño y letra y es posible leer la correspondencia entre la Congregación de Oblatos de Urnieta, en Guipúzcoa, y el Padre Galo. En la Casa Natal no están las cartas originales, pero la hermandad sí ha hecho reproducciones para que ahora se pueden leer en Cadavedo.

La Casa Natal luce restaurada y gracias a una visita guiada por los vecinos se puede ver cómo era la cuadra, la pila original del fregado y el horno de leña. La Sociedad Popular La Regalina dedica la semana a recordar el peculiar clérigo. Su presidente, Ángel Valverde, explica que con la presentación en febrero de "Papeletas lexicográficas del Padre Galo", del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), el interés por el escritor "crece". "Aquí lo recordamos con interés y pasión", destaca Valverde. La ofrenda floral en la tumba del escritor fue uno de los actos más seguidos.

Compartir el artículo

stats