Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indignación en el Suroccidente por el corte del principal acceso a Ibias por un argayo

"El cabreo es unánime, caen cuatro gotas y estamos así", claman en la plataforma ciudadana sobre el desprendimiento de rocas en la AS-29

Dos vehículos, en la zona del corte de la carretera AS-29 entre Cangas del Narcea e Ibias. | S. Arias

El principal acceso a Ibias por carretera, la conexión con Cangas del Narcea a través de la regional AS-29, permanece cortado al tráfico desde el pasado miércoles por la noche, debido al desprendimiento de rocas de un talud entre las localidades de Agüera del Coto y Viña, en el concejo cangués. Una situación que obliga a los ibienses y vecinos de los pueblos de Cangas ubicados más arriba del corte a circular por el puerto del Connio en sus desplazamientos al centro de la región. La Consejería de Medio Rural achaca el argayo a las lluvias de los últimos días, argumento que no ha hecho más que incrementar la indignación de los vecinos del Suroccidente, que llevan años demandando la mejora de las infraestructuras viarias.

"Si con cuatro gotas de verano se cae abajo la ladera, todo hace indicar que el otoño va a ser calentito, así que el cabreo entre la gente es unánime, porque llevamos meses demandando la conservación y el mantenimiento de las carreteras y, además, se trata de un argayo reincidente porque ahí ya hubo problemas y se actuó, aunque por lo visto no ha servido de mucho", señala María Isabel Rodríguez, portavoz de la plataforma ciudadana "El Suroccidente también es Asturias. Por unas carreteras dignas y modernas".

El desprendimiento se produjo en la noche del pasado miércoles, en un talud de 25 metros a la altura del kilómetro 23+500 de la AS-29. Por seguridad, la Consejería decretó el cierre de la vía y, durante la mañana de ayer, los técnicos evaluaron el estado del argayo, al tiempo que los operarios realizaban las labores de limpieza en el pavimento con la retirada de las rocas. Pero la inestabilidad de la ladera, por la que ayer seguían cayendo piedras, impide la apertura del tramo. Según avanzó el consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, a la alcaldesa de Ibias, Gema Álvarez, se tramitará de emergencia la licitación de la obra. De momento, no hay fecha de reapertura.

"Debe realizarse garantizando todas las condiciones de seguridad. Por ello, han visitado la zona dos geólogos que advierten del riesgo de desprendimiento de dos rocas que se encuentran fuera del dominio de Carreteras y que es necesario retirar antes de la reapertura. Confiamos en que los trabajos se desarrollen de la forma más rápida y segura, con el fin de lograr abrir la carretera lo antes posible", apuntó el alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez.

El bloqueo en la AS-29 afecta a los vecinos de Ibias, que tienen en esta vía su principal conexión con el resto de Asturias. También deja en la misma situación a los vecinos de las localidades canguesas de Viña, Combo, Vega de Hórreo y Monasterio. La carretera alternativa, el puerto del Connio, tiene los carriles más estrechos y una circulación más lenta. "Está intransitable", reconoce Rodríguez.

Por otro lado, la plataforma insiste en la necesidad de retirar los árboles caídos en los taludes de la AS-15 entre Cangas del Narcea y Pilotuerto, en Tineo. "Son como lanzas que van a caer sobre algún coche en cualquier momento, llevamos desde el principio reclamando que los retiren y ahí seguirán hasta que pase algo", alerta Rodríguez. Además, el colectivo retomará el próximo mes las movilizaciones para exigir el mantenimiento de las vías regionales y la dotación de una vía rápida entre La Espina y Valdeprado (León). "Seguimos pidiendo lo justo, que no nos tomen el pelo", zanja María Isabel Rodríguez.

Algunos conductores mueven los conos para saltarse el corte

El corte de la carretera AS-29 entre Cangas del Narcea e Ibias no impidió que algunos conductores se saltasen ayer el bloqueo de la vía. No fueron pocos los que se bajaron del coche y movieron los conos dispuestos por el Servicio de Conservación y Mantenimiento de Carreteras del Principado de Asturias para atravesar el tramo del argayo por su cuentas y riesgo a través de las vallas de obra que habían sido colocadas para impedir la circulación. Otros, más precavidos, dieron la vuelta al llegar al lugar. «Tenemos que dar la vuelta por el Connio, es peor carretera porque es muy estrecha pero no nos queda otra», dijo resignado Iván Menéndez, uno de los afectados. Los conductores con origen en Ibias se quejaban ayer de que no había ningún aviso desde la salida en San Antolín hasta el corte. «Ni un cartel, ni la Guardia Civil dando aviso», afeaba una mujer. Por contra, los que circulaban desde Cangas del Narcea tenían un aviso a la altura del entronque entre las carreteras AS-15 y AS-29, a la altura de La Regla de Perandones.

Compartir el artículo

stats