Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El medio rural se reivindica en el Día de los Pueblos: "No somos un problema, sino parte de la solución"

Navelgas (Tineo) y Pola de Somiedo se hermanan en un acto durante el que se entregó el "Chosco de Oro" a José Luis Capitán y a Diego Canga Fano

Los alcaldes de Tineo y Somiedo, José Ramón Feito y Belarmino Fernández, respectivamente, descubren la placa de Pola de Somiedo en el monolito del Día de los Pueblos de Navelgas, con el fundador de la fiesta, el pintor Manolo Linares, a la derecha. | S. Arias

"Estamos aquí encantados, es una fiesta guapísima porque une a a los pueblos de Asturias", dijo ayer José Berdasco, uno de los sesenta vecinos de Somiedo que acudieron a la celebración del Día de los Pueblos de Navelgas, en Tineo. La localidad se hermanó con Pola de Somiedo, a la que entregaron la distinción "Paloma de la Fraternidad" en la que es la cuadragésima edición de esta celebración en la que no faltó la reivindicación del mundo rural, base de la fiesta.

"Curiosamente no estamos mejor, sino que estamos peor, los pueblos se quedan cada vez más vacíos con la contemplación de los responsables, que realmente han aprovechado circunstancias favorables con el viento a favor y, ahora, parece ser que el viento frena y no llega", dijo el pintor Manolo Linares, fundador del festejo que impulsa la asociación cultural "El Arbedeiro".

José Feito, los niños Miguel y Nicolás Fernández, y Sergio Fernández, con Marco Fernández en brazos. Detrás, semitapadas, Natalia Palacios e Inés Ancín y de pie Alfredo Fernández. Sentados, Ofelia Gómez, Otilia Feito y Sergio Fernández. Sara Arias

Y, además del hermanamiento con Pola de Somiedo, cuya placa ya está en el monolito de los Pueblos de Asturias, el colectivo entregó el premio "Chosco de Oro". Esta vez por partida doble: al alto funcionario de la Unión Europea, Diego Canga Fano, y al deportista José Luis Capitán, que padece esclerosis lateral amiotrófica. Conocido como "El rey del Angliru", este ofreció un emotivo discurso en el que se acordó de su suegro, Julián, "la persona que más hubiese disfrutado este día". En representación de Canga acudió su primo, Tomás Fano, que agradeció el premio en nombre del funcionario asturiano, fundador de la asociación Compromiso Asturias XXI.

"El Arbedeiro" también reconoció con el galardón "Arándano de Plata" a la Asociación de Bolo Celta de Asturias. Su presidente, Álvaro Álvarez, puso el foco de atención en el carácter cultural del bolo celta. "Lo bolos son cultura, no solo deporte, y quiero decir a Adrián Barbón que la cultura asturiana también son los bolos", apuntó Álvarez. El acto de los premios culminó con la primera entrega de la distinción "El Arbedeiro" al emprendimiento rural que otorgaron a la empresa Conservas Hazas de Lastres, de Colunga. "El emprendimiento en el mundo rural es muy duro y bastante complicado pero que piensen en grande y en crear empleo para tener más población y más servicios", señaló Ana Labad.

Manolo Linares impone el «Chosco de Oro» a José Luis Capitán. Sara Arias

La entrega de distinciones finalizó con un reconocimiento al cronista oficial de Tineo, Julio Fernández Lamuño, fallecido a los 102 años el pasado mes de junio, de quien destacaron su pasión por el mundo rural y sus valores humanos. Sus hijas, Isabel y Francisca, agradecieron el homenaje póstumo, que dio paso al descubrimiento de la placa de Pola de Somiedo en el monolito de los Pueblos de Asturias. Un acto al que también asistió el exalcalde de Somiedo y actual diputado por Occidente en la Junta, Ricardo Suárez Argüelles. El actual alcalde, Belarmino Fernández, agradeció con mucha emoción el reconocimiento, ya que, según dijo, pese a la distancia que les separa son muchas las cosas que unen a Pola y Navelgas. "En el mundo rural no queremos ser ningún problema, sino ser parte de la solución para hacer una sociedad más justa, sostenible y solidaria".

La fiesta siguió con una muestra de mayada de trigo en la que participó el propio regidor somedano mientras el alcalde de Tineo, José Ramón Feito, le tomaba fotografías. Una exhibición que se inició en el momento de la comida campestre de hermandad con los vecinos de Somiedo, encantados con la distinción. "Más allá de la fiesta lo bonito es la hermandad y esas cosas que nos unen", comentó el somedano Basilio Fernández. Una romería con la que el hermanamiento quedó sellado para siempre en un ambiente festivo.

Compartir el artículo

stats